Regresa

Periódico Mural
Fiebre Reumática

Diagnóstico
El inicio de la enfermedad se manifiesta con fiebre y ataque al estado general, de manera convencional se describen 5 manifestaciones cardinales del padecimiento: carditis. poliartritis, corea, eritema marginado y nódulos subcutáneos, todas ellas desaparecen con o sin tratamiento con excepción de la carditis que es de las más importantes, ya que deja con frecuencia alteraciones irreversibles en las válvulas cardiacas, y en otros casos conduce a la muerte.

En 1944, T.D. Jones propone un conjunto de signos clínicos conocidos como los Criterios de Jones, como una guía para el diagnóstico de FR y carditis, dividiendo estas características clínicas de la FR en manifestaciones mayores y menores basándose en la prevalencia y especificidad de las mismas. Estos criterios han sido sucesivamente modificados (1956), revisados (1965 y 1985) y actualizados por la Asociación Americana del Corazón-AHA- (1992) y la Organización Mundial de la Salud -OMS-(1988 y 2003). Lo que permite contar con criterios de diagnóstico más adecuados para pacientes con FR y ERC (Figura 5).

Las manifestaciones mayores, las cuales conducen a dar un diagnóstico apropiado son:

Carditis. Las estructuras del corazón se ven afectadas, hay pericarditis en la cual se manifiesta dolor y opresión precordial, y se detecta un frote a la auscultación, en casos graves, hay insuficiencia cardiaca, taquicardia persistente y ritmo de galope. Se afectan varias válvulas y con el tiempo se presenta estenosis de las mismas.

Poliartritis. Afectación de varias articulaciones con signos de dolor intenso y de inflamación.

Corea de Sydenham (Conocido también como “Mal de San Vito”). Es un trastorno neurológico que consiste en movimientos involuntarios, debilidad muscular y trastornos emocionales.

Eritema Marginado. Erupción rosada, con bordes resaltados, localizada principalmente en el tórax y por lo general ocurre sólo en pacientes con carditis.

Nódulos subcutáneos. Son concreciones redondas (0.5cm), firmes e indoloras, que se localizan en las prominencias óseas de la columna vertebral o en regiones periarticulares y casi siempre se presentan en pacientes con carditis grave (Figura 6).

Figura 5 .-Criterios de la OMS para el diagnóstico de Fiebre Reumática y Enfermedad Reumática del Corazón 2002-2003. (basados en los criterios revisados de Jones)

En la práctica clínica es importante realizar un buen diagnóstico diferencial de la FR con otras enfermedades infecciosas y autoinmunes (Figura 7).

 
Figura 6.- Manifestaciones mayores de la Fiebre Reumática.  
Figura 7.- Diagnóstico diferencial de la Fiebre Reumática Aguda.

Regresa