VACUNAS

VACUNAS
Angélica López Sotelo
Laboratorio Nacional de Salud Pública, SSA.

La manifestación de nuevas enfermedades y la búsqueda incesante para su cura lleva a reflexionar sobre el valor de las inmunizaciones ya existentes. La aplicación de vacunas contra polio, sarampión, tos ferina, tétanos, tuberculosis y difteria en más de dos terceras partes de los niños de países en desarrollo ha logrado prevenir millones de muertes al año. Durante más de dos siglos las vacunas utilizadas han consistido en microorganismos completos inactivados o atenuados, sin embargo la biotecnología ha permitido proporcionar las herramientas necesarias para entender la virulencia y la naturaleza de inmunógenos microbianos y de esta forma ha aportado estrategias innovadoras para el desarrollo de nuevas vacunas y el mejoramiento de las ya existentes. Las vacunas utilizadas para la prevención de enfermedades infecciosas pueden ser elaboradas por diversos procedimientos, en su mayoría se crean a partir de los agentes responsables de la enfermedad, de sus componentes o de sus productos, obteniéndose los inmunógenos deseados pero sin la virulencia natural. Los procedimientos para la elaboración de vacunas tienen su base en alguno de diversos principios.

Vacunas de microorganismos vivos: son preparaciones de bacterias o de virus activos que han sido previamente atenuados, que son capaces de multiplicarse, pero que han perdido sus características virulentas, entre los ejemplos de este tipo de vacunas esta la antipoliomielítica oral (Sabin), antisarampión, antirrubeólica, antiparotiditis, también las que combaten la varicela y la fiebre amarilla. Algunas otras son elaboradas con agentes vivos que no son los etiológicos y sin embargo confieren protección cruzada ejemplo de ello es el bacilo de Calmette-Guérin (BCG) elaborado con una cepa de bacilo tuberculoso bovino. En otros casos se cuenta con microorganismos atenuados genéticamente, como Salmonella typhi cepa Ty 21ª, la cual presenta una mutación y es incapaz de sintetizar un polisacárido completo en ausencia de galactosa en el medio, con lo que se obtiene una cepa avirulenta.

Vacunas de microorganismos muertos o inactivados: son preparaciones de microorganismos que han sido inactivados a través de procedimientos físicos (como calor), o químicos (como fenol o formaldehído), por lo que no causan infección y por lo tanto, es necesario que en cada dosis de vacuna exista la cantidad suficiente del agente para estimular al sistema inmune, lo que hace necesario tener suspensiones concentradas pero que no produzcan hipersensibilidad en los individuos vacunados, por lo que generalmente se prefiere administrar en varias dosis. Algunos ejemplos de este tipo son la vacuna antirrábica, la fracción pertussis (tosferina) del DPT, la tifoídica y la antipoliomielítica tipo Salk.

Toxoides: son preparaciones derivadas de las toxinas secretadas por ciertas especies de bacterias, las cuales son tratadas con formalina que elimina su toxicidad, sin afectar su acción inmunizante específica. Los toxoides son muy efectivos en la prevención de difteria y tétanos, enfermedades de efectos graves debidos a la acción directa de las toxinas.

Vacunas de componentes celulares bacterianos: actualmente se elaboran vacunas bacterianas compuestas solo por algunas proteínas o polisacáridos bacterianos, como ejemplos están la fracción acelular de pertussis (en la DpaT), las vacunas contra Neisseria meningitidis, Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae tipo b. Éstas estimulan una respuesta inmune específica y evitan la administración de material celular que puede no contribuir a la inmunidad pero estar relacionado con las reacciones adversas.

Vacunas de sub-unidades virales: al igual que en el caso anterior, las vacunas están compuestas por los antígenos importantes para la protección. Dos ejemplos lo constituyen la vacuna contra la gripe (virus de la influenza), en la cual los antígenos importantes son la hemaglutinina y la neuraminidasa y la vacuna contra la hepatitis B, en la que el antígeno utilizado es el de superficie (HbsAg).

Vacunas producidas por manipulación genética: las técnicas de manipulación genética han sido aplicadas en la elaboración de vacunas, ya sea por medio del desarrollo de bacterias atenuadas por mutaciones que ocasionan modificaciones en su metabolismo, o bien debido a la posibilidad de transferir genes a otras células o insertarlos en diversos vectores de expresión, como es el caso de la vacuna de hepatitis B recombinante en la cual, parte del gen que codifica para el HbsAg es insertado en un plásmido e introducido en una levadura.

Entre las vacunas recombinantes es importante destacar la vacuna recombinante tetravalente, aprobada por la FDA y la SS, indicada en niñas y mujeres de 9 a 26 años de edad, para la prevención de cáncer cervical, lesiones precancerosas o displásicas y verrugas genitales causadas por el VPH Tipos 6, 11, 16 y 18.

Algunas vacunas en proceso de investigación: las investigaciones se han enfocado al desarrollo de nuevas y mejores vacunas. Las estrategias que se siguen involucran los siguientes puntos:

  1. Introducción de material genético en diferentes células, por ejemplo la expresión de proteínas en diferentes vectores como el virus vaccinia o las vacunas recombinantes de Salmonella.

  2. Mejora de la bioeficacia por medio del desarrollo de nuevos adyuvantes como los derivados del muramil-dipéptido, lípido A, liposomas o complejos inmunoestimulantes (ISCOM).

  3. Combinación de varios antígenos (DPT+Hib,DPT+HbsAg).

  4. Mejora de la estabilidad durante el almacenamiento, distribución y transporte, investigando el uso de nuevos estabilizadores, por ejemplo la posibilidad de usar deuterio en la vacuna antipoliomielítica oral.

  5. Desarrollo de vacunas contra agentes específicos: VIH, virus sincicial respiratorio, hepatitis C, Helicobacter pylori, E. coli enterotoxigénica, paludismo, cisticercosis.

Todos estos avances deberán estar acompañados de los procedimientos necesarios para asegurar el control y vigilancia de la seguridad y eficacia de las vacunas.

- Vacunación, cartillas. Información de la Secretaría de Salud. Actualización 2013

Vínculos.

- For parents: Vaccines for your children. CDC, 2013. Esquemas de vacunación para todos los grupos de edad, de acuerdo a las prácticas en E.E.U.U. Esta página se encuentra en inglés.
- The Pink Book: Epidemiology and Prevention of Vaccine Preventable Diseases. 12th Edition (April 2011). CDC.
- Guzman Sanchez-Schmitz G, Levy O. Pediatric Vaccines. Development of Newborn and Infant Vaccines. Sci Transl Med, 6 July 2011;3(90):90ps27 DOI: 10.1126/scitranslmed.3001880
- Peter E. Prevelige Jr. New Approaches for Antiviral Targeting of HIV Assembly. Journal of Molecular Biology, 22 July 2011;410(4):634-640 doi:10.1016/j.jmb.2011.03.074
- Garland SM, Smith JS. Human papillomavirus vaccines: Current status and future prospects. Drugs 2010;70(9):1079-1098.
doi: 10.2165/10898580-000000000-00000
- Whitley RJ, Volpi A, McKendrick M, van Wijck A, Oaklander AL. Management of herpes zoster and post-herpetic neuralgia now and in the future. Journal of Clinical Virology, May 2010;48 (Suppl 1): S20-S28 doi:10.1016/S1386-6532(10)70005-6
- Woo G, Tomlinson G, Nishikawa Y, Kowgier M, Sherman M, Wong DKH, Pham B, et al. Tenofovir and Entecavir Are the Most Effective Antiviral Agents for Chronic Hepatitis B: A Systematic Review and Bayesian Meta-analyses. Gastroenterology, Oct 2010; 139(4):1218-1229.e5 doi:10.1053/j.gastro.2010.06.042 Additional Online Content Available Video Abstract.


Última modificación 26 agosto 2013

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Sitio web administrado por: Dra. Teresa Uribarren Berrueta. Contacto