ROTAVIRUS, ADENOVIRUS Y OTROS VIRUS DEL TRACTO DIGESTIVO

Herminda García Lozano, InDRE, SSA.
Teresa Uribarren Berrueta, Depto. de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, UNAM
berrueta@unam.mx


ROTAVIRUS.

Los rotavirus son los agentes etiológicos más importantes de la gastroenteritis aguda (GA) con deshidratación en niños menores de 5 años a nivel mundial, con mayores frecuencias hasta los 2 años de edad. En países desarrollados es una de las principales causas de morbilidad en la población infantil; un ejemplo de esto es la estimación de 50 000 - 70 000 hospitalizaciones/año en EUA. En países en desarrollo se contemplan 500 000 muertes/año por GA debida a rotavirus.

Morfología.
Los rotavirus pertenecen a la familia Reoviridae. Son virus sin envoltura, icosaédricos, de 70 nm de diámetro y presentan una cápside proteica de tres capas que rodea a un genoma de 11 fragmentos de RNA de doble cadena. Su forma semeja a la de una rueda de carreta.
El genoma codifica para 6 proteínas estructurales (VP1-VP4, VP6 y VP7) y 6 proteínas no estructurales (NSP1–NSP6).
Las variaciones antigénicas de la capa media (VP6) han dado lugar a la clasificación de los rotavirus en 7 grupos (A - G) y 2 subgrupos (SGI y SGII). Asimismo, se ha agrupado al rotavirus A en genotipos G y P, con base en variaciones en las proteínas superficiales de la cápside VP7 (genotipo G) y VP4 (genotipo P). Las proteínas VP4 y VP7 elicitan una importante respuesta inmune, con producción de anticuerpos neutralizantes. (Greenberg et al., 2009; Dey et al., 2009).

Los rotavirus de los grupos A, B y C son los agentes causales de la infección en humanos. De estos, el grupo A es la principal causa de gastroenteritis severa en infantes y niños menores de 5 años a nivel mundial. Los principales genotipos involucrados son G1, G2, G3, G4 y G9, los que, combinados con los tipos P[8], P[4] y P[6], son responsables de >80% de los episodios de gastroenteritis asociados a rotavirus a nivel mundial. (Dey et al., 2009, Greeenberg et al., 2009).

Los rotavirus del grupo B y C son morfológicamente idénticos a los del grupo A, pero genética y antigénicamente diferentes y se han asociado a brotes diarreicos en niños, adolescentes y adultos. En la República Mexicana habitualmente se aíslan los serotipos G1, G3, G2, G4 y G9, y P1 y P2, en orden de frecuencia.

Epidemiología.
Los rotavirus tienen distribución mundial, la prevalencia más alta se presenta en los meses fríos, aunque en las regiones con poca variación de temperatura no hay una distribución estacional clara. La infección por rotavirus ocasiona diarrea severa en la población infantil. La infección por rotavirus es un problema de salud pública, particularmente en ciudades en desarrollo. La infección ocurre a lo largo del año, con mayor frecuencia en invierno en menores de 24 meses de edad con picos de mortalidad por esta causa.

En México las enfermedades intestinales ocupan los primeros lugares entre las veinte principales causas de mortalidad en menores. El mayor porcentaje de las defunciones ocasionadas por esta enfermedad se debe a deshidratación.

En 2008, se reportaron 2 640 casos, identificados como "enteritis debida a Rotavirus", la mayor parte de ellos en los grupos de edad 0- 4 años. Fuente: Anuarios de Morbilidad, 2008, CENAVECE, Dirección General de Epidemiología. (último publicado).
En el comunicado de prensa 205, de año 2010, el Gobierno Federal asegura que la introducción de la vacuna contra rotavirus al esquema de vacunación universal de México permitió reducir 35% el número de muertes por diarrea en menores de un año de edad, al pasar de mil 400 a 800 defunciones anuales por esta causa.

Cuadro clínico.
El periodo de incubación oscila entre 1 - 3 días. El espectro clínico de la infección por rotavirus presenta límites amplios: puede cursar de manera asintomática, dar lugar a una diarrea acuosa con duración limitada hasta una diarrea severa con vómito, fiebre y deshidratación.
La severidad de las manifestaciones clínicas dependen del serotipo o subtipo, la edad y condiciones previas de salud.

El vómito es un signo importante y muy frecuente. Puede presentarse antes que la diarrea; ésta es de tipo acuoso y se asocia a deshidratación, que puede ser muy severa.
Otros signos y síntomas: fiebre de corta duración, mialgias, cefalea y en ocasiones, datos respiratorios.

Diagnóstico.
Existen diversos métodos que se pueden emplear para realizar el diagnóstico de rotavirus y, como en otros procedimientos de laboratorio, la técnica de elección dependerá del equipo y reactivos de que se disponga en el mismo.
A pesar de que el diagnóstico es principalmente clínico, las características del cuadro causado por rotavirus son inespecíficas, por lo tanto la confirmación de la infección es mediante el diagnóstico etiológico en el laboratorio a partir de muestras fecales. Uno de los métodos disponibles en el mercado para el diagnóstico de rotavirus es la detección de antígeno viral específico común a todos los rotavirus del grupo A por inmunoensayo (ELISA).

Comercialmente hay disponibles diversos estuches (kits) comerciales. Entre ellos se encuentran los estuches de detección rápida del antígeno del rotavirus en las heces.
Las cepas se caracterizan mediante pruebas inmunológicas enzimáticas o retotranscripción acoplada a la reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR), hibridación de ácidos nucleicos y cultivo celular, utilizadas en el campo de la investigación. (Vila et al., 2009; Dey et al., 2009).

Tratamiento.
Se basa en rehidratación oral y otras medidas de sostén, no siendo necesario el uso de antibióticos una vez confirmado el origen viral de la diarrea.

En México se encuentran disponibles las vacunas RotaTeq (pentavalente) y Rotarix (monovalente). (Vesikari. 2012).
Nota: la FDA advierte que en ambas se han encontrado PC1 y/o PC2 (circovirus porcinos), no causantes de enfermedad en el humano y valida el empleo de las vacunas. U.S. Food and Drug Administration. Update on rotavirus Vaccine. (Actualización 09/06/2010).


ADENOVIRUS.

Los adenovirus humanos se encuentran asociados a una amplia gama de manifestaciones clínicas que incluyen infecciones en vías respiratorias, de la conjuntiva y gastrointestinales. Estos virus pertenecen a la familia Adenoviridae, su genoma esta constituido por DNA de doble cadena (dsDNA) que se encuentra rodeado por una cápside proteica de aproximadamente 70 nm de diámetro, no presentan envoltura lipídica y poseen una simetría icosaédrica. Se han logrado identificar 41 serotipos diferentes de adenovirus distribuidos en 6 grupos (A-F). Los serotipos 40 y 41 (adenovirus entéricos) han sido reconocidos como agentes importantes causales de gastroenteritis aguda en niños menores de 5 años y principalmente en el primer año de vida, es poco común en adultos aunque se han detectado en brotes nosocomiales.

Los adenovirus son responsables del 5-20% de las gastroenteritis en niños pequeños y representan el segundo agente viral más común causante de diarrea después de los rotavirus. La infección por adenovirus se observa en varios países sin considerarse endémica de alguna zona en particular, infectando de igual forma a niñas y niños en cualquier época de año ya que no se han presentado patrones de estacionalidad para la infección. En países como China, Guatemala y Estados Unidos se han reportado del 5 al 18% de infecciones causadas por este agente viral y en menor porcentaje (2%) en Tailandia y Brasil.

La transmisión del virus es por vía fecal-oral y de persona a persona, presenta un período de incubación de 8-10 días y la enfermedad dura de 5-12 días, sin embargo se puede prolongar por más de 2 semanas, generalmente la diarrea es acuosa y más prominente que en otras infecciones gastrointestinales. Los adenovirus entéricos no producen nasofaringitis o queratoconjuntivitis como síntoma primario a diferencia de los otros adenovirus y se caracterizan por presentar náuseas, vómito, diarrea, dolor abdominal y fiebre.

Los métodos para el diagnóstico de adenovirus incluyen la detección directa del virus por microscopía electrónica, de las proteínas virales por ELISA o aglutinación en látex y la detección de inmunoglobulinas específicas.


ASTROVIRUS.

Los astrovirus humanos pertenecen a la familia Astroviridae y son reconocidos como otro de los agentes virales más comunes de la gastroenteritis infantil en todo el mundo. Inicialmente fueron asociados con brotes de diarrea en infantes en unidades de maternidad.

El nombre se designó debido a que por microscopía electrónica estos virus presentan morfología tipo estrella con 5 a 6 picos, son virus redondos de 28-32 nm de diámetro y presentan un genoma constituido por una cadena de RNA. Hasta el momento se conoce muy poco del genoma y de las proteínas de la cápside, sin embargo se ha reportado que contienen tres o más proteínas en un rango de 32 a 36 kDa, son virus desnudos y presentan simetría icosaédrica. Se han identificado 8 serotipos de astrovirus (H-ast1 - Hast8) de los cuales el más común es el serotipo 1 (H-ast1), seguido de los serotipos 2-5 y los serotipos 6-8 raramente son encontrados, todos pueden ser cultivados en líneas celulares de riñón de mono y en células de riñón de embrión humano.

Estudios epidemiológicos sobre agentes aislados de niños con diarrea han revelado que los astrovirus son una causa significativa de gastroenteritis aguda con una prevalencia de 3 a 9%. La distribución de estos virus es de tipo cosmopolita y se ha detectado en personas de todas las edades en países como China, Japón, Tailandia, Australia, Sudáfrica, Malawi, Italia, Suecia, Reino Unido, Estados Unidos, Guatemala, Canadá y México. En México la infección por astrovirus ha sido reportada con mayor frecuencia en niños recién nacidos y alrededor de los 6 años de edad, mientras que en otros países la infección se presenta principalmente en niños de 13 a 18 meses; sin embargo la infección también involucra a personas adultas y ancianos, presentándose casos en asilos, escuelas y hospitales.

La transmisión de astrovirus es por vía indirecta mediante comida y agua, sin embargo la transmisión de persona a persona es la causa más probable en asilos de ancianos. El periodo de incubación del virus es de 3 a 4 días y los síntomas generalmente permanecen de 2 a 3 días pero pueden persistir hasta 12 días, sobre todo en individuos inmunocomprometidos. Los principales síntomas que se presentan durante la infección por astrovirus son diarrea acuosa, náuseas, vómito, fiebre y en algunos casos perdida del apetito y deshidratación.

Tradicionalmente los astrovirus han sido diagnosticados por microscopía electrónica, sin embargo solamente el 10% de las partículas virales poseen la característica morfológica semejante a una estrella, haciendo difícil su detección, por lo que actualmente se han desarrollado otros métodos más específicos, sensibles y accesibles basados en las propiedades genómicas y antigénicas del virus para su diagnóstico. Los métodos más empleados para el diagnóstico de astrovirus incluyen ELISA, inmunofluorescencia indirecta, hibridación dot-blot, RT-PCR y cultivo celular.

NOROVIRUS.
La familia Caliciviridae incluye virus de RNA de una sola cadena, en sentido positivo, sin envoltura, con un diámetro de 27-38 nm, patógenos de humanos y otros animales. Presenta cuatro géneros: Lagovirus, Vesivirus, Norovirus y Sapovirus, varios de los cuales comparten características.

Se estima que los norovirus son causantes de la gran mayoría de las gastroenteritis epidémicas de origen no bacteriano en el humano, principalmente en la población infantil, pero no limitada a ella, puesto que se han reportado con mayor frecuencia brotes en sujetos adultos. El desarrollo de técnicas diagnósticas molesculares ofrece una perspectiva más clara del importante papel que juegan actualmente en la etiología de las gastroenteritis agudas.
Los norovirus se transmiten por la vía fecal-oral, ya sea por consumo de alimentos o agua contaminados con materia fecal o a través del contacto directo. Existe evidencia sobre la transmisión por vómito en aerosol (pequeñas gotas eliminadas expulsadas bajo presión).
Se consideran los principales agentes víricos de gastroenteritis agudas en países industrializados. (Herbst-Kralovetz et al., 2010; Svraka et al., 2010; Delacour et al., 2010).

El periodo de incubacion de la gastroenteritis asociada a norovirus es de alrededor de 24 - 48 horas, pero la enfermedad también puede manifestarse al cabo de 12 horas de exposición. El cuadro clínico es de presentación aguda, con vómito, náusea, diarrea acuosa sin sangre, calambres abdominales. En ocasiones se detecta febrícula. En los niños se aprecia diarrea con mayor frecuencia que el vómito. La deshidratación es la complicación más frecuente en infantes y ancianos. (CDC).

No existe un tratamiento específico. Es necesario la rehidratación y corrección de trastornos electrolíticos, por vía oral o intravenosa.

SAPOVIRUS.
Los sapovirus, también de la familia Caliciviradae, son reconocidos como una de las causas principales de gastroenteritis aguda a nivel mundial. Los brotes epidémicos son más frecuentes en la infancia, pero se han detectado en adultos.
Se consideran factores de riesgo la estancia en guarderias, asilos, instituciones para la atención de enfermos mentales.
Tanto las cepas de norovirus como de sapovirus humanos no pueden cultivarse en vitro de manera confiable, por lo que actualmente se recurre a la RT-PCR para su detección. (Svraka et al., 2010).

Vínculos.

- Gastañaduy PA, Hall AJ, Curns AT, Parashar UD, Lopman BA. Burden of Norovirus Gastroenteritis in the Ambulatory Setting--United States, 2001-2009. J Infect Dis. 2013 Jan 8.
- Vesikari T. Rotavirus vaccination: A concise review. Clinical Microbiology and Infection. 2012;18 (SUPPL. 5) , pp. 57-63.
- Masaaki Kitajima, et al. Genotype Distribution of Human Sapoviruses in Wastewater in Japan. Appl Environ Microbiol. June 2011; 77:4226-4229 doi:10.1128/AEM.00088-11
- Svraka S, Vennema H, van der Veer B, Hedlund KO, Thorhagen M, Siebenga J, Duizer E, Koopmans M. Epidemiology and genotype analysis of emerging sapovirus-associated infections across Europe. J Clin Microbiol. 2010 Jun;48(6):2191-8.
- Herbst-Kralovetz M, Mason HS, Chen Q. Review. Norwalk virus-like particles as vaccines. Expert Review of Vaccines, Mar 2010;9(3):299-307, DOI 10.1586/erv.09.163 (únicamente resumen. Solicitar en biblioteca).
- Delacour H, Dubrous P, Koeck JL. Noroviruses: leading cause of gastroenteritis. Med Trop (Mars). 2010 Apr;70(2):111-8. (Únicamente resumen).
- Ajami N, Koo H, Darkoh C, Atmar RL, Okhuysen PC, Jiang Z-D, Flores J, DuPont HL. Characterization of Norovirus-Associated Traveler's Diarrhea. Clin Infect Dis 2010; 51:123-130 DOI: 10.1086/653530
- Donaldson EF, Lindesmith LC, Lobue AD, Baric RS. Viral shape-shifting: norovirus evasion of the human immune system. Nat Rev Microbiol. 2010 Mar;8(3):231-41. doi:10.1038/nrmicro2296
- Tuan Zainazor C, Hidayah MS, Chai LC, Tunung R, Ghazali FM, Son R. The scenario of norovirus contamination in food and food handlers. J Microbiol Biotechnol. 2010 Feb;20 (2):229-37.
- Norovirus. Technical Fact Sheet. National Center for Immunization and Respiratory Diseases - CDC. Division of Viral Diseases.
- Richardson V, Hernandez-Pichardo J, Quintanar-Solares M, Esparza-Aguilar M, Johnson B, Gomez-Altamirano CM, et al. Effect of Rotavirus Vaccination on Death from Childhood Diarrhea in Mexico. NEJM, Jan 28, 2010;362(4):299-305.
- Patel MM, Hall AJ, Vinjé J, Parashar UD. Noroviruses: A comprehensive review. J Clin Virol 2009;44(1):1-8. doi:10.1016/j.jcv.2008.10.009
- Dey SK, Thongprachum A, Ota Y, Phan TG, Nishimura S, Mizuguchi M, Okitsu S, Ushijima H. Molecular and epidemiological trend of rotavirus infection among infants and children in Japan. Infection, Genetics and Evolution, Sept 2009;9(5):955-961. doi:10.1016/j.meegid.2009.06.017
- Esparza-Aguilar M, Bautista-Márquez A, González-Andrade MC, Richardson-López-Collada VL. Mortalidad por enfermedad diarreica en menores, antes y después de la introducción de la vacuna contra el rotavirus. Salud pública de méxico, julio-agosto 2009; 51(4):285-290.
- Domínguez á, Godoy P, Torner N, Cardeñosa N, Martínez A. Las gastroenteritis víricas: un problema de salud pública. Rev. Esp. Salud Publica. Oct 2009; 83(5): 679-687. doi: 10.1590/S1135-57272009000500009.
- Masae Iwai, et al. Continuous Presence of Noroviruses and Sapoviruses in Raw Sewage Reflects Infections among Inhabitants of Toyama, Japan (2006 to 2008). Appl. Environ. Microbiol. March 1, 2009; 75:1264-1270 doi:10.1128/AEM.01166-08
- Pang XL, Lee BE, Tyrrell GJ, Preiksaitis JK. Epidemiology and Genotype Analysis of Sapovirus Associated with Gastroenteritis Outbreaks in Alberta, Canada: 2004-2007. J Infect Dis, 2009;199:547-551 DOI: 10.1086/596210
- Greenberg HB, Estes MK. Rotaviruses: From Pathogenesis to Vaccination. Gastroenterology, May 2009;136(6):1939-1951. doi:10.1053/j.gastro.2009.02.076
- Vila J, álvarez-Martínez MJ, Buesa J, Castillo J. Revisión. Diagnóstico microbiológico de las infecciones gastrointestinales. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2009;27(7):406-411. Excelente integración.
- M.J. Carter. Enterically infecting viruses: pathogenicity, transmission and significance for food and waterborne infection. Journal of Applied Microbiology, Jun 2005;98(6):1354-.

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Sitio web administrado por: Dra. Teresa Uribarren Berrueta. Contacto