ENFERMEDAD DE CHAGAS

Dra. Teresa Uribarren Berrueta
Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, UNAM
berrueta@unam.mx

Introducción.
La enfermedad de Chagas o trypanosomosis americana es una infección sistémica causada por el protozoo Trypanosoma cruzi. Es una zoonosis en la que participan un gran número de reservorios vertebrados y transmisores triatóminos.
Su importancia radica en su elevada prevalencia, su incurabilidad, las grandes pérdidas económicas por incapacidad laboral, y la muerte repentina de personas aparentemente sanas. Se contempla dentro de la lista de las principales "enfermedades desatendidas". (WHO. 2010).

La infección se transmite principalmente por triatóminos de la familia Reduviidae, orden Hemiptera (chinches), Subfamilia Triatominae. Otros modos de transmisión son: transfusional, congénito, transplantes de órganos y oral. Se estima que en la región de las Américas, se presenta en 21 países, afecta a unos 8 - 10 millones de personas, y se encuentran en riesgo de adquirir la infección aproximadamente 25 millones de personas, con 56.000 nuevos casos anuales y 12 000 muertes/año. (WHO, 2010). En México se estima en 1.1 millones las personas infectadas, de acuerdo a las cifras oficiales (WHO), aunque existen otras estimaciones: 1 - 6 millones. (Hotez et al., 2013).

La enfermedad se considera, de manera histórica, un severo problema de salud en áreas rurales de México, América Central y Sudamérica, con manifestaciones clínicas y características epidemiológicas variables. Ahora, se reportan con mayor frecuencia casos provenientes de ciudades de Latinoamérica, detectados en EUA, Europa y Japón, debido a la migración de personas. Cabe señalar que EUA no puede ser clasificado como un área de no-endemicidad, ya que desde Georgia hasta California se presenta transmisión enzootica de T. cruzi, involucrando a diferentes especies de vectores y mamíferos, entre ellos mapaches, zargüeyas y perros domésticos. (Bern et al., 2011).

Es claro que la transmisión de T. cruzi no se encuentra limitada a comunidades rurales; la transmisión por vector también se ha documentado en zonas urbanas y periurbanas en Perú, Bolivia, México, Venezuela, entre otros países de Latinoamérica. (Tarleton et al., 2014).

Chagas en Las Américas, de PAHO

La enfermedad de Chagas en Norteamérica - estimación de casos - 2013
Hotez PJ, et al. An unfolding tragedy of Chagas disease in North America. PLoS Negl Trop Dis. 2013 Oct 31;7(10):e2300. doi: 10.1371/journal.pntd.0002300.

El agente causal es el protozoo flagelado Trypanosoma cruzi, miembro de la familia Trypanosomatidae, en el orden Kinetoplastida. debido a su diversidad genética, ha sido clasificado en grandes grupos. Presenta dos fases de desarrollo en el hospedero infectado: tripomastigotes en sangre y amastigotes intracelulares. El parásito ha sido dividido en Trypanosoma cruzi I y T. cruzi no-I (II-VI). T. cruzi I se considera predominante en Mexico y América Central, en tanto que no-I , en tanto que non-I es dominante en Suadmérica, incluyendo a Argentina. (Buekens et al., 2013).

Morfología.

Tripomastigote metacíclico, forma infectante. Es fusiforme. Mide 12 - 30 µm, incluyendo el flagelo que inicia en la parte posterior del parásito, y emerge libre en el extremo anterior, formando en su trayecto submembranal una membrana ondulante. Presenta un gran núcleo central. El cinetoplasto es grande y de ubicación subterminal.
Amastigote intracelular, replicativo. Es redondeado u ovoide. Mide 1.5 - 4.0 µm. En él pueden apreciarse el núcleo, el cinetoplasto y cuerpo basal.
Tripomastigote sanguíneo
, diagnóstico. Es una forma de transición.
Epimastigote, en cultivos y en el insecto vector. También puede encontrarse en vertebrados, como forma de transición. El cinetoplasto se encuentra entre el núcleo y el flagelo libre. La membrana ondulante es pequeña.

Tripomastigote sanguíneo Tripomastigotes SEM
Tripomastigotes sanguíneos en extendido. Imagen: MVZ José A. Jiménez Rodríguez, Facultad de Medicina, UNAM
Tripomastigotes. Microscopía de barrido. Imagen: BIODIC.

 

Ciclo biológico.

Ciclo de vida de Trypanosoma cruzi - enfermedad de Chagas

- El ciclo de vida de Trypanosoma cruzi en el hombre. YouTube.
- Ciclo de Trypanosoma cruzi en cultivo celular. Instituto de Biofísica de la Universidad de Brasil e Instituto de Anatomía de Animales Domésticos, Torino, Italia. YouTube.
- Trypanosoma cruzi
- cultivo
. YouTube.

Transmisión.
Se considera que nuestro país alberga una de las poblaciones de triatóminos más diversa, con 39 especies documentadas, y al menos 21 de ellas infectadas por T. cruzi, lo que las convierte en vectores potenciales de la enfermedad de Chagas. Entre los insectos vectores de importancia epidemiológica, se encuentran:
Triatoma barberi, T. dimidiata, T. pallidipennis (Meccus pallidipennis), T. longipennis (Meccus longipennis), T. infestans, T. mazzotti (Meccus mazzotti), T. mexicana, T. gearslaeckeri, T. picturata (Meccus picturatus), Rhodnius prolixus, Dipetalogaster maxima y Panstrongylus spp.

Mapa de densidad de triatominos involucrados en la enfermedad de ChagasMapa de México que muestra la densidad de triatominos.
Imagen: Víctor Sánchez-Cordero, Instituto de Biología, UNAM.
En: Gaceta UNAM, 31 de enero, 2011. p. 8.


1) Los triatóminos que se encuentran en grietas y ranuras de viviendas se alimentan de sangre, habitualmente por la noche. Durante la picadura defecan en la piel del hospedero. En las heces del insecto se encuentran los tripomastigotes metacíclicos, que penetran por rascado o frotamiento del mismo hospedero, ya sea en el sitio de la picadura, lesiones de continuidad. Chagas rural.
2) Por transfusión sanguínea y transplante de órganos. Chagas urbano.
3) De forma congénita. (Vertical o connatal). Se estima que en Latinoamérica existen unos 2 millones de mujeres en edad fértil, susceptibles de transmitir el parásito al feto. También se ha indicado que se infectan al menos 15,000 neonatos cada año en Latinoamérica y 2,000 en Norteamérica. La transmisión se ha acentuado en Europa por la migración de personas infectadas provenientes de varios países endémicos en Latinoamérica. (Fumadó et al., 2014; Jasso. 2011; OMS. 2006).
4) Accidentes de laboratorio.
5) Vía oral, un mecanismo emergente, a través de ingesta de los triatóminos; ingesta de alimentos contaminados con heces de los artrópodos, con secreciones de reservorios - zona del Amazonas y otras zonas no endémicas (Shikanai-Yasuda et al., 2012; Yoshida et al., 2011;
Herrera et al., 2011). Existen reportes de microbrotes y hasta un brote urbano de importancia. (Alarcón de Noya et al., 2010).

Triatoma pallidipennis, transmisor de la enfermedad de Chagas Triatoma pallidipennis, con abdomen globoso después de alimentarse de sangre
Triatoma pallidipennis (M. pallidipennis). Hembra adulta. Imagen: MVZ José A. Jiménez Rodriguez, Facultad de medicina, UNAM
Triatoma pallidipennis (M. pallidipennis). Hembra adulta después de alimentarse, con abdomen globoso y alas que sobresalen. Imagen: MVZ José A. Jiménez Rodriguez, Facultad de medicina, UNAM
Rhodnius prolixus Vivienda con grietas, triatomas
Rhodnius prolixus. Las formas infectantes del parásito en las heces del artrópodo. Imagen: WHO/TDR/Stammers
Vivienda en condiciones precarias. Triatomas en grietas y ranuras en construcción de adobe. Imagen: WHO/TDR

Algunos transmisores de la enfermeda de Chagas en México
Tabla comparativa. Diferentes especies de transmisores de T. cruzi en México.
Imagen: Laboratorio de Biología de Parásitos, Facultad de Medicina, UNAM.

Cabe considerar la abundancia de reservorios silvestres, domésticos y peridomésticos. Entre los reservorios identificados se encuentran armadillos, tlacuaches, ratones, ratas, ardillas, murciélagos frutícolas, perros, gatos, martas, burros, cerdos. Un número importante de mamíferos domésticos están en contacto directo con los vectores y permanecen en la habitación humana. Algunos de ellos son: perros, zarigüeyas, ratas, gatos, y al menos en Yucatán, se encuentra documentado el cerdo. (Jiménez-Coello, et al. 2012).

Patogenia.
Las lesiones que produce Trypanosoma cruzi dependen de las características del parásito y del hospedero.

Son factores asociados al parásito: Polimorfismo, tropismo, virulencia, constitución antigénica, cantidad de parásitos.

Son factores relacionados con el hospedero: Constitución genética, sexo, edad, especie, raza, infecciones asociadas, estado nutricional y respuesta inmune.

La evolución de la enfermedad de Chagas desde su forma asintomática hacia la sintomática es muy controvertida.
Las hipótesis que correlacionan las lesiones histopatológicas, son:
1. Presencia del parásito con el consecuente proceso inflamatorio crónico.
2. Mecanismos de sensibilización (autoinmunidad).
3. Lesiones en células no parasitadas desencadenadas por trastornos isquémicos o metabólicos, debidos al proceso inflamatorio.

Espectro clínico.
1. Fase aguda
2. Fase indeterminada
3. Fase crónica

Evolución de la enfermedad de Chagas
Resumen de las fases clínicas de la enfermedad de Chagas. Modificado de: DNDi

Fase aguda. Asintomática en aproximadamente el 70% de los infectados. Más frecuente en niños.
La incubación es de unos 14 días y la duración del cuadro oscila entre 6 - 8 semanas.
Se caracteriza por alta parasitemia e invasión tisular multiparenquimatosa.
Durante los primeros 15 días puede presentarse el llamado "chagoma de inoculación", un nódulo subcutáneo con adenitis regional en el sitio de la picadura; en casos de inoculación ocular, es posible identificar el "signo de Romaña", edema bipalpebral unilateral, con adenitis retroauricular, característico de la enfermedad, aunque poco frecuente.
Esta fase se puede manifestar con fiebre, linfadenopatías, hepatoesplenomegalia y mal estado general.
Complicaciones: miocarditis aguda o meningoencefalitis, principalmente en niños, ancianos y sujetos inmunocomprometidos (en éstos, por reactivación o infección aguda).
El 5% de los niños fallece durante esta etapa (DNDi).

Signo temprano de Romaña, Laboratorio Biología de Parásitos, Facultad de Medicina, UNAM
Signo temprano de Romaña. Imagen: Dra. Paz Ma. Salazar Schettino, Dra. Martha Bucio Torres, Facultad de Medicina, UNAM

Fase indeterminada (crónica asintomática). Una gran proporción de pacientes entra en una fase asintomática, de duración variable (años), sin parasitemias detectables. Se han reportado anomalías anatómicas y funcionales, y muerte súbita. Se han implementado técnicas diagnósticas serológicas y de gabinete. Estas personas implican un riesgo alto en la transmisión transfusional en bancos de sangre y en la connatal de la madre al producto.

Fase crónica. Alrededor del 30% de los pacientes en fase indeterminada desarrollan la forma crónica de la enfermedad, que se caracteriza fundamentalmente por compromiso visceral irreversible: cardiomiopatía chagásica, o de tubo digestivo, con la mayor frecuencia en intestino o esofago (megasíndromes).

El compromiso cardíaco es el más importante y frecuente de la enfermedad en la etapa crónica: miocardiopatía chagásica, con insuficiencia cardíaca en sus etapas más avanzadas en la forma de una miocardiopatía dilatada, y arritmias severas.
Las alteraciones de la conducción en el ECG, bloqueo completo o incompleto de la rama derecha del Haz de His, con o sin hemibloqueo anterior izquierdo, arritmias ventriculares, se asocian a la enfermedad de Chagas.
El efecto progresivo en las células de Purkinje conduce eventualmente a un bloqueo total con ataques del tipo de Stokes-Adams.
Las manifestaciones clínicas incluyen disnea de grandes a pequeños esfuerzos, palpitaciones, edema de miembros inferiores, dolor torácico, cuadros sincopales.
En ocasiones los pacientes acuden con datos de tipo anginoso, insuficiencia cardíaca congestiva, embolia pulmonar o sistémica, sin recordar antecedentes compatibles con la enfermedad de Chagas.

Cabe mencionar que los resultados de diversos estudios realizados en México indican que la forma cardíaca crónica sintomática de la enfermedad constituye una causa importante de fallo cardíaco en algunas zonas rurales y urbanas de nuestro país. (Carabarin-Lima et al., 2013).

Los megasíndromes a nivel de tubo digestivo son manifestaciones tardías debidas a la dilatación del esófago o colon. La destrucción de las celulas ganglionares parasimpáticas de la submucosa dan lugar a aperistalsia, retención de residuos y dilatación de los órganos.
De acuerdo con la localización, algunos de los signos y síntomas presentados, son: disfagia, pirosis por reflujo, dispepsia por vaciamiento gástrico retardado, vómito de alimentos ingeridos en horas previas, constipación o diarrea,volvulus intestinal, fecaloma.

Enfermedad de Chagas congénita. Ante el desconocimiento del estado de esta forma de la enfermedad, se considera de importancia un estudio prospectivo que incluye a 10 000 mujeres en Argentina, 7 500 en Honduras y 13 00 en México (provenientes estas de los Estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo). El objetivo de este trabajo es determinar la tasa de transmisión congénita de T. cruzi I, en comparación con T. cruzi no-I. Se pretende ofrecer a las mujeres los estudios, asesoría y contacto con los responsables del área de salud en sus respectivos países. (Buekens et al., 2013).

La patología en la fase crónica se caracteriza, en general, por lesiones que afectan células parasitadas y no parasitadas, con la presencia de:
Edema.
Degeneración celular.
Fibrosis.
Hipertrofia.

Diagnóstico.

Algoritmo: El diagnóstico etiológico de la enfermedad de Chagas se basa en la evaluación clínica, epidemiología y pruebas de laboratorio. Para el diagnóstico de laboratorio, los exámenes adecuados dependen de la etapa clínica del paciente.
En la etapa aguda los estudios se centran en la búsqueda y reconocimiento del Trypanosoma cruzi en sangre (metodología:
parasitológica directa), porque en las etapas iniciales de la enfermedad se encuentran parasitemias importantes y a medida que transcurre la infección van disminuyendo hasta hacerse mínimas y aleatorias. En las etapas crónicas (inaparente o indeterminada y
sintomática) las parasitemias son transitorias y por ello el diagnóstico se realiza fundamentalmente mediante el hallazgo de anticuerpos circulantes contra el T. cruzi.

• Datos clínicos y antecedentes epidemiológicos.
• Serología: ELISA, hemaglutinación indirecta, prueba indirecta de anticuerpos fluorescentes.
• Exámenes parasitoscópicos: examen directo y tinción de extendidos de sangre, microhematocrito por el método de Strout (concentración de parásitos mediante centrifugación), hemocultivo (positividad del 0 - 97.4%), xenodiagnóstico clásico y artificial (positividad del 9 - 87.5%) con las limitaciones que implican el tiempo, ninfas y sangre requeridos, y detección de DNA de T. cruzi mediante la reacción en cadena de la polimerasa (altos costos).
La identificación de casos en fase indeterminada y crónica se realiza mediante exámenes serológicos: hemaglutinación indirecta, ELISA, inmunofluorescencia. Las técnicas de biología molecular pueden mostrar una variabilidad importante. (Lineamientos para la Vigilancia por Laboratorio de Enfermedad de Chagas. InDRE/NLSP, Octubre 2012).
Conforme a la Norma Oficial Mexicana, en fase crónica sintomática, además de los estudios serológicos (ELISA e IFI o HAI) debe contemplarse el diagnóstico parasitológico (microscopía de gota gruesa o extendido, PCR, subinóculo), xenodiagnóstico indirecto y hemocultivo. NORMA Oficial Mexicana NOM-032-SSA2-2010, Para la vigilancia epidemiológica, prevención y control de las enfermedades transmitidas por vector.
Los estudios función cardíaca se utilizan principalmente ante la sospecha de un caso en esta fase y en los casos crónicos.
• Exámenes de gabinete: ECG, ecocardiografía, estudio Holter, prueba ergométrica, estudios de medicina nuclear (pool cardiovascular, perfusión miocárdica, estudio electrofisiológico, cateterismo cardíaco, biopsia endomiocárdica, estudios contrastados baritados y con radiocoloides, endoscopía).

Diagnóstico de Chagas en las diferentes fases - RNLSP octubre 2012
Diagnóstico de la enfermedad de Chagas de acuerdo a criterios clínico, epidemiológicos y principalmente con ayuda de métodos parasitológicos o serológicos. En: "Lineamientos para la Vigilancia por Laboratorio de Enfermedad de Chagas", InDRE – RNLSP. Versión .01, emitida en Octubre 2012.

Trypanosoma cruzi  tripomastigote en extendido sangre
Trypanosoma cruzi cultivo

Estados de México que cuentan con pruebas serológicas para el diagnóstico
Red Nacional de Laboratorios para la Vigilancia de Enfermedad de Chagas

Mapa de los estados que cuentan con diagnóstico serológico de Chagas, de acuerdo a InDRE y SNRLP - Octubre 2012
Los estados que realizan una prueba se aprecian en rojo, en amarillo aquellos con dos pruebas y en verde los que cuentan al menos con tres pruebas. En negro se indica los estados que no realizan el diagnóstico. En: "Lineamientos para la Vigilancia por Laboratorio de Enfermedad de Chagas", InDRE – RNLSP. Versión .01, emitida en Octubre 2012.

Tratamiento y control.
1) Información a la población. Video sobre la Enfermedad de Chagas, Proyecto de Control de la Enfermedad de Chagas, JICA, MSPAS, OPS, El Salvador. YouTube. Incluye medidas de prevención. Recomendable para estudiantes en ciencias de la salud, médicos y público en general. Realizado por el proyecto de control de la enfermedad de Chagas en El Salvador (JICA). Colaboración de Medicos sin Fronteras Spain.
2) Tratamiento farmacológico.
El benznidazole y el nifurtimox son los únicos fármacos disponibles para el tratamiento de la enfermedad de Chagas. La OMS recomienda, de manera enérgica, el tratamiento en los casos de enfermedad de Chagas aguda, congénita, reactivada, para menores con la infección crónica (menores a 18 años).
Y la evidencia científica sobre la efectividad de los fármacos ha llevado a incluir en el tratamiento a adultos en fase crónica que no presenten una cardiomiopatía avanzada. (WHO).

Fármacos:
Benznidazole - en la fase aguda, casos congénitos y también se emplea en pacientes con enfermedad crónica. En diciembre del 2011, se registró en Brasil la fórmula pediátrica. (DNDi. 2011). El Laboratorio LaFepe (Brasil) produce el fármaco, con varios distribuidores.
Nifurtimox - presenta efecto sobre tripomastigotes y amastigotes y se utiliza tanto en casos agudos como crónicos. Es producido por Bayer HealthCare en El Salvador. A partir del año 2007, Bayer dona el nifurtimox a la OMS, y esta lo distribuye a través del WHO-Bayer Nifurtimox Donation Program.
México importa el nifurtimox. De manera ideal, la COFEPRIS debería aprobar ambos medicamentos y asegurar, a través de su inclusión en los fármacos autorizados en las instituciones, el tratamiento de los pacientes, hasta ahora, limitado. (Manne et al., 2013).

Problemas de acceso a fármacos para la enfermedad de Chagas
Obstáculos, a nivel nacional, para el acceso a los fármacos. Nota. El texto subrayado hace referencia a las diferencias entre benznidazol y nifurtimox. En: Manne JM, et al. Barriers to Treatment Access for Chagas Disease in Mexico. PLoS Negl Trop Dis. (2013);7(10): e2488. doi:10.1371/journal.pntd.0002488. Creative Commons atribución México 2.5

3) Vacunas: El Sabin Vaccine Institute PDP trabaja en el desarrollo de una vacuna terapéutica en colaboración con varias instituciones mexicanas. (Hotez et al. 2013). Una vacuna terapéutica se encuentra en desarrollo, gracias a un consorcio de instituciones de México (incluyendo el Carlos Slim Health Institute) y Texas. (Hotez et al., 2013). Asimismo, otro consorcio que incluye al CINVESTAV-IPN y los Laboratorios BIRMEX (Ciudad de México) y el Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” en Mérida, Yucatán, trabaja en una iniciativa cuyo objetivo es el desarrollo de la vacuna óptima. (Carabarin-Lima et al. 2013).

- En la miocardiopatía chagásica crónica se utilizan digitálicos, antiarrítmicos, diuréticos, marcapaso, transplante cardíaco.
- Megaesófago y megacolon y otras megavísceras (megaduodeno, megayeyuno, megaileon) se tratan con medidas convencionales o cirugía. La cirugía no es recomendada cuando la extensión de las lesiones es grande.
5 ) La mejor solución a largo plazo consiste en la eliminación de los transmisores mediante el mejoramiento de las viviendas, cuya construcción a base de adobe permite la aparición de grietas que albergan a los insectos, empleo de insecticidas (piretroides), medidas de educación en la salud.
6) Tamizaje obligatorio en bancos de sangre y a mujeres embarazadas en regiones endémicas.

De acuerdo a Carabarin-Lima, Arce-Fonseca y cols., en México no existen programas de control de vectores. Además, no existe consenso con respecto a los métodos diagnósticos de la enfermedad de Chagas aguda y crónica en bancos de sangre y salas de maternidad y no se administra el tratamiento tripanocida a los pacientes crónicos. La prevalencia actual de la enfermedad es desconocida. También el número de personas infectadas por las diferentes vías (a través de las heces de las triatomas, congénita, transfusional, por transplante de órganos y oral). (Carabarin-Lima et al. 2013).

Vínculos.

- Fumadó V, Juncosa T, Posada P, Fisa R, Gállego M, Gascón J. Chagas pediátrico en zona no endémica. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2014;32:293-6.
- Buekens P, Cafferata ML, Alger J, Althabe F, Belizán JM, Carlier Y, Ciganda A,(...), Zuniga C. Congenital transmission of Trypanosoma cruzi in Argentina, Honduras, and Mexico: study protocol. Reprod Health. 2013 Oct 11;10:55. doi: 10.1186/1742-4755-10-55.
- Tarleton RL, Gürtler RE, Urbina JA, Ramsey J, Viotti R. Chagas Disease and the London Declaration on Neglected Tropical Diseases. PLoS Negl Trop Dis. 2014;8(10): e3219. doi:10.1371/journal.pntd.0003219
- Perez CJ, Lymbery AJ, Thompson RCA. Chagas disease: the challenge of polyparasitism? Trends Parasitol, 2014;30(4):
176 – 182. http://dx.doi.org/10.1016/j.pt.2014.01.008
- Manne JM, Snively CS, Ramsey JM, Salgado MO, Bärnighausen T, et al. Barriers to Treatment Access for Chagas Disease in Mexico. PLoS Negl Trop Dis.2013;7(10): e2488. doi:10.1371/journal.pntd.0002488
- Hotez PJ, Dumonteil E, Betancourt Cravioto M, Bottazzi ME, Tapia-Conyer R, Meymandi S, Karunakara U, Ribeiro I, Cohen RM, Pecoul B. An unfolding tragedy of Chagas disease in North America. PLoS Negl Trop Dis. 2013 Oct 31;7(10):e2300.
doi: 10.1371/journal.pntd.0002300. eCollection 2013.
- Carabarin-Lima A, (...), Arce-Fonseca M. Chagas disease (American trypanosomiasis) in Mexico: an update. Acta Trop. 2013 Aug;127(2):126-35. doi: 10.1016/j.actatropica.2013.04.007
- Bandyopadhyay D, Samano S, Villalobos-Rocha JC, Sanchez-Torres LE, Nogueda-Torres B, Rivera G, Banik BK. A Practical Green Synthesis, and Biological Evaluation of Benzimidazoles Against Two Neglected Tropical Diseases: Chagas and Leishmaniasis. Curr Med Chem. 2013 Jan 7. (Resumen).
- Hotez PJ, Dumonteil E, Heffernan MJ, Bottazzi ME. Innovation for the 'bottom 100 million': eliminating neglected tropical diseases in the Americas. Adv Exp Med Biol. 2013;764:1-12.
- "Lineamientos para la Vigilancia por Laboratorio de Enfermedad de Chagas", InDRE–RNLSP. Versión .01. Octubre 2012. 48 pp.
- Jiménez-Coello M, Acosta-Viana KY, Guzman-Marin E, Gomez-Rios A, Ortega-Pacheco A. Epidemiological Survey of Trypanosoma cruzi Infection in Domestic Owned Cats from the Tropical Southeast of Mexico. Zoonoses and Public Health 2012;59: 102-109.
- Jiménez-Coello M, Acosta-Viana KY, Guzman-Marin E, Ortega-Pacheco A. American trypanosomiasis infection in fattening pigs from the south-east of Mexico. Zoonoses Public Health. 2012 Sep;59 Suppl 2:166-9. doi: 10.1111/zph.12016.
- Carabarin-Lima A, González-Vázquez MC, Rodríguez-Morales O, Baylón-Pacheco L, Rosales-Encina JL, Reyes-López PA, Arce-Fonseca M. Chagas disease (American trypanosomiasis) in Mexico: An update. Acta Tropica, Aug 2013;127(2):126-135.
- Shikanai-Yasuda MA, Carvalho NB. Oral transmission of Chagas disease. Clin Infect Dis. 2012 Mar;54(6):845-52.
- Sandoval-Ruiz CA, Cervantesperedo L, Mendoza-Palmero FS, Ibañez-Bernal S. The Triatominae (Hemiptera: Heteroptera: Reduviidae) of Veracruz, Mexico: geographic distribution, taxonomic redescriptions, and a keymore. Zootaxa. 2012;3487:1-23. Especies y géneros de triatóminos en Veracruz. Morfología, llaves, descripción geográfica.
- Gamboa-León R, Gonzalez-Ramirez C, Padilla-Raygoza N, Sosa-Estani S, Caamal-Kantun A, Buekens P, Dumonteil E. Do Commercial Serologic Tests for Trypanosoma cruzi Infection Detect Mexican Strains in Women and Newborns? J Parasitol, 2011; 97(2):338-343. .
- Neglected Tropical Diseases. Chagas Disease (American Trypanosomiasis). WHO.
- Reyes-Novelo E, Ruíz-Piña H, Escobedo-Ortegón J, Rodríguez-Vivas I, Bolio-González M, Polanco-Rodríguez A, Manrique-Saide P. Situación actual y perspectivas para el estudio de las enfermedades zoonóticas emergentes, reemergentes y olvidadas en la península de Yucatán, México. Tropical and Subtropical Agroecosystems, ene-abr 2011;14(1):35-54
- Werner Apt B, Inés Zulantay A. Estado actual en el tratamiento de la enfermedad de Chagas. Revista Medica de Chile, 2011;139 (2), pp. 247-257.
- Jasso Gutierrez L. Infecciones congénitas de baja frecuencia en los neonatos. Algunos aspectos relevantes. Bol Med Hosp Infant Mex. 2011;68(1).
- Bern C, Kjos S, Yabsley MJ, Montgomery SP. Trypanosoma cruzi and Chagas' Disease in the United States. Clin Microbiol Rev. 2011 October; 24(4): 655–681. doi: 10.1128/CMR.00005-11
- Vázquez-Chagoyán JC, Gupta S, Garg NJ. Vaccine Development Against Trypanosoma cruzi and Chagas Disease. Adv Parasitol. 2011;75:121-46.
- Yoshida N, Tyler KM, Llewellyn MS. Invasion mechanisms among emerging food-borne protozoan parasites. Trends Parasitol. 2011 Oct;27(10):459-66.
- Herrera HM, Rocha FL, Lisboa CV, Rademaker V, Mourão GM, Jansen AM. Food web connections and the transmission cycles of Trypanosoma cruzi and Trypanosoma evansi (Kinetoplastida, Trypanosomatidae) in the Pantanal Region, Brazil. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene, Jul 2011;105(7):380-387.
- Barbabosa-Pliego A, Gil PC, Hernández DO, Aparicio-Burgos JE, de Oca-Jiménez RM, Martínez-Castañeda JS, et al. Prevalence of Trypanosoma cruzi in dogs (Canis familiaris) and triatomines during 2008 in a sanitary region of the State of Mexico, Mexico. Vector Borne Zoonot. 2011 Feb;11(2):151-6
- Ucan Balan L, Medina Yerbes I, Novelo Piña MA, Balmes J, Pascual A, Hernández O, Lopez R, Monteón V. Higher Seroprevalence of Trypanosoma cruzi Infection in Dogs Than in Humans in an Urban Area of Campeche, Mexico. Vector-Borne Zoonot. Jul 2011: 843-844.
- New Child-Adapted Chagas Disease Treatment Approved for Registration. DNDi. [Rio de Janeiro and Recife, Brazil, and Geneva, Switzerland – 2 December 2011].
- Enfermedad de Chagas. Portal Fiocruz. Fundación Oswaldo Cruz. Ministerio de Salud, Brasil. Excelente presentación del tema.
- Chagas: Es la hora de romper el silencio. Médicos sin Fronteras. Conocer y colaborar.
- Alarcón de Noya B, Díaz-Bello Z, Colmenares C, Ruiz-Guevara R, Mauriello L, Zavala-Jaspe R, (...), Noya O. Large urban outbreak of orally acquired acute Chagas disease at a school in Caracas, Venezuela. J Infect Dis. 2010 May 1;201(9):1308-15. doi: 10.1086/651608.
- Malagón-Martínez A. Chagas disease and the transfusional safety in Mexico. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2010 Mar-Apr; 48(2):117-9.
- Oliveira I, Torrico F, Muoz J, Gascon J. Congenital transmission of Chagas disease: A clinical approach. 2010 Expert Review of Anti-Infective Therapy 8 (8), pp. 945-956 (Únicamente resumen).
- Chagas disease: 100 years of the discovery and beyond. Edited by Felipe Guhl. Acta Tropica, July-August 2010; Volume 115, Issues 1-2, Pages 1-166. Dentro de este volumen:
- Rodrigues Coura J, Borges-Pereira J. Chagas disease: 100 years after its discovery. A systemic review. Acta Tropica, Jul-Aug 2010;115(1-2). 5-13.
- Gascon J. Bern C, Pinazo M-J. Chagas disease in Spain, the United States and other non-endemic countries. Acta Tropica, Jul 2010;115(1-2):22-27. DOI: 10.1016/j.actatropica.2009.07.019
- Schmunis GA, Yadon ZE. Chagas disease: A Latin American health problem becoming a world health problem. Acta Tropica 2010;115 (1-2):14-21.
- Anis Rassi Jr, Anis Rassi, José Antonio Marin-Neto. Chagas Disease. The Lancet, 17 - 23 April 2010;375(9723):1388-1402. doi:10.1016/S0140-6736(10)60061-X
- Salazar SPM, et al. Chagas disease in Mexico. Report of two acute cases. Gac Med Mex. Jan-Feb 2011; 147(1):63-9.
- Teixeira Antonio R. L. et al. Environment, interactions between Trypanosoma cruzi and its host, and health. Cad Saúde Pública, 2009, vol.25, suppl.1:S32-S44.
- International symposium on the Centennial of the discovery of Chagas disease. Mem Inst Oswaldo Cruz, Jul 2009;104 (supl.1).
- Salazar-Schettino PM, et al. Chagas disease as a cause of symptomatic chronic myocardopathy in Mexican children. Pediatr Infect Dis J. 2009 Nov;28(11): 1011-3 (Únicamente resumen).
- Serrano Machuca JJ, Villarreal Ríos E, Galicia Rodríguez L, Vargas Daza E, Martínez González L, Mejía Damián A. Detección de anticuerpos circulantes en donantes de sangre en México. Rev Panam Salud Publica/Pan Am J Public Health 2009;26(4):355-359.
- Rassi Jr A, Rassi A, Marin-Neto J. Chagas heart disease: pathophysiologic mechanisms, prognostic factors and risk stratification. Mem Inst Oswaldo Cruz, July 2009;104(supl.1) Rio de Janeiro doi: 10.1590/S0074-02762009000900021.
- Caryn Bern, et al. Congenital Trypanosoma cruzi Transmission in Santa Cruz, Bolivia. Clin Infect Dis. 2009; 49:1667-1674.
- Sosa-Estani S, Gamboa-León MR, Del Cid-Lemus J, Althabe F, Alger J, Almendares O, Cafferata ML, Chippaux JP, Dumonteil E, Gibbons L, Padilla-Raygoza N, Schneider D, Belizán JM, Buekens P; Working Group. Use of a rapid test on umbilical cord blood to screen for Trypanosoma cruzi infection in pregnant women in Argentina, Bolivia, Honduras, and Mexico. Am J Trop Med Hyg. 2008 Nov;79(5):755-9.
- Jimenez-Coello M, Poot-Cob M, Ortega-Pacheco A, Guzman-Marin E, Ramos-Ligonio A, Sauri-Arceo CH, Acosta-Viana KY. American Trypanosomiasis in Dogs from an Urban and Rural Area of Yucatan, Mexico. Vector-Borne Zoonot. Dec 2008: 755-762.
- Barbabosa-Pliego A, Díaz-Albiter HM, Ochoa-García L, Aparicio-Burgos E, López-Heydeck SM, Velásquez-Ordoñez V, et al. .Trypanosoma cruzi circulating in the southern region of the State of Mexico (Zumpahuacan) are pathogenic: a dog model. Am J Trop Med Hyg. 2009 Sep;81(3):390-5.
- Bern C, Montgomery SP. An estimate of the burden of Chagas disease in the United States. Clin Infect Dis 2009; 49:e52–e54. doi: 10.1086/605091
- Reporte sobre la Enfermedad de Chagas. Grupo de trabajo científico, OMS. Programa Especial de Investigaciones y Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales(TDR), patrocinado por U N I C E F/ P N U D/B a nc o M u n d i a l /O M S. 17 - 20 Abril, 2005; actualizado en Julio, 2007, Buenos Aires, Argentina.
- Salazar PM, Rojas G, Bucio M, Cabrera M, García G, Ruíz A, Guevara Y, Tapia R. Seroprevalencia de anticuerpos contra Trypanosoma cruzi y su asociación con factores de riesgo en menores de 18 años de Veracruz, México. Rev Panam Salud Pública, 2007;22(2):75-82.
- Salazar Schettino PM, Rosales Piña JS, Rojas Wastavino G, Cabrera Bravo M, Vences Blanco M, López Cárdenas J. Triatoma mexicana (Hemiptera: Reduviidae) in Guanajuato, Mexico: house infestation and seasonal variation. Mem. Inst. Oswaldo Cruz 2007; 102(7): 803-807.
- Belkind-Gerson J, Contreras-Ochoa C. Determinar blancos de fármacos mediante recientes avances del genoma de Trypanosoma. Salud Pública de México, 2007;49 (Edición especial 1).
- Cruz-Reyes A; Pickering-López, JM. Chagas disease in Mexico: an analysis of geographical distribution during the past 76 years - A review. Mem. Inst. Oswaldo Cruz, June 2006;101(4).
- Curso virtual de capacitación médica en el diagnóstico, manejo y tratamiento de la enfermedad de Chagas. OPS, Médicos Sin Fronteras.
- Manual para capacitadores sobre la enfermedad de Chagas. Universidad de San Carlos de Guatemala, Centers for Disease Control and Prevention, Universidad del Valle de Guatemala, Agencia de Cooperación Internacional del Japón. Elaborada en 2002. Para ofrecer información a comunidades. Serie de tablas.
- De Micheli Alfredo, Aranda Alberto, Iturralde Pedro, Medrano Gustavo A. En torno a las arritmias ventriculares en la miocardiopatía chagásica crónica. Arch. Cardiol. Méx. 2006 Sep; 76(3): 320-323.
- Amir Attaran. Chagas' disease in Mexico. The Lancet, 18 Nov 2006-24 Nov 2006;368(9549):1768.

Última revisión 4 noviembre 2014

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Sitio web administrado por: Dra. Teresa Uribarren Berrueta. Contacto