TRICHINELOSIS o TRIQUINELOSIS

Dra. Teresa Uribarren Berrueta
Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, UNAM
berrueta@unam.mx


Introducción.
La triquinelosis es una parasitosis zoonótica, causada por Trichinella spp., de localización intestinal inicial y tisular, la cual se adquiere a través de la ingesta de carne cruda o mal cocida con larvas vivas en células musculares. Se han identificado más de 100 especies de mamíferos, aves y reptiles como hospederos definitivos de este parásito. La mayor parte de los hospederos son silvestres; sin embargo, son de importancia particular para la triquinelosis humana algunos animales involucrados en el ciclo doméstico de la enfermedad, tales como cerdos, caballos, perros, gatos y roedores. (OIE. 2012; FAO. 2013).

Trichinella spp. tiene distribución global. El patólogo alemán Zenker (1860) identificó al cerdo doméstico como posible fuente de infección para los humanos. Años más tarde, este cerdo doméstico fue señalado como el principal reservorio de Trichinella spiralis y como la fuente de infección de mayor importancia. En México, T. spiralis fue identificada por Toussaint (1893).

El parásito presenta características muy sui generis: es el nematodo de menor tamaño que parasita al humano y solo requiere de un hospedero. Además, la forma infectante es la larva 1 (L1), a diferencia de la mayoría de los nematodos, cuya forma infectante es la L3. (Pozio et al., 2009; Pozio. 2014).

Se reconocen actualmente 9 especies dentro del género de Trichinella y 3 genotipos divididos en dos clados (con cápsula y sin cápsula). Todas las especies son potencialmente zoonóticas, aunque hasta ahora solamente 6 se han detectado en el humano. (Pozio. 2014).

Modificado. De: Pozio E, et al. Molecular taxonomy, phylogeny and biogeography of nematodes belonging to the Trichinella genus. Infection, Genetics and Evolution 2009;9(4):606-616. De: Krivokapich SJ. et al.Trichinella patagoniensis n. sp. a new encapsulated species infecting carnivorous mammals in South America. Int J Parasitol 2012;42 (10): 903-910. Y de: Pozio E, Zarlenga DS. New pieces of the Trichinella puzzle. Int J Parasitol, Nov 2013;43(12–13):983-997

Morfología.
Es un nematodo filiforme, el mas pequeño conocido que parasita al humano. En la parte posterior del esófago, la larva madura presenta un esticosoma, constituido por esticocitos (hileras de células especializadas), los cuales producen gránulos con diferentes polipéptidos de naturaleza antigénica.
La hembra mide 3 - 4 mm de longitud y unos 60 µm de diámetro. Tiene un solo ovario que comunica con útero. La vulva se ubica en la quinta parte anterior del gusano.
Los machos miden 1.3 - 1.5 mm de longitud, con unos 40 µm de diámetro. En extremo posterior presentan dos apéndices caudales lobulares, una pseudobursa copulatoria.
Las formas infectantes, larvas L1 en células nodriza, miden alrededor de 1.2 mm y unos 35 - 40 µm de diámetro.

Trichinella spiralis. Gusano adulto. Hembra. Trichinella spiralis. Gusano adulto hembra. Hábitat: Intestino delgado.
Dr. Benjamín Nogueda T, Depto. de Parasitología, ENCB-IPN.
Trichinella spiralis. Gusano adulto. Macho. Trichinella spiralis. Gusano adulto macho. Hábitat: Intestino delgado.
Dr. Benjamín Nogueda T, Depto. de Parasitología, ENCB-IPN.

Ciclo biológico.
Trichinella spp. se transmite de un animal a otro, o al humano, a través de la ingesta de tejido muscular con larvas de Trichinella. Se contemplan ciclos de vida doméstico y silvestre. En ambos, el humano adquiere la infección por ingesta de carne cruda o mal cocida, de cualquier animal parasitado con larvas L1. Aunque los animales silvestres son los principales reservorios ya que mantienen la mayor biomasa de parásitos, la infección en el humano, a nivel global, se adquiere de manera mucho más frecuente por ingesta de preparaciones diversas de carne de cerdo, cruda o mal cocida.

- Ciclo doméstico de T. spiralis. Incluye a cerdos y algunos animales sinantrópicos; entre éstos son de importancia los roedores (ratas, ratones), pero también están involucrados caballos, gatos y perros. Las formas infectantes, las larvas L1 enquistadas, son adquiridas por estos animales, cuando son alimentados con desperdicios cárnicos contaminados, a través de la ingesta de roedores infectados, o por canibalismo.
- Ciclo silvestre. Se desarrolla cuando los hospederos (osos negros, jabalíes, gatos monteses, pumas, animales marinos como morsas, osos polares, otros carnívoros) ingieren la carne contaminada de sus presas o carroña. El humano, al cazar a estos animales, puede infectarse; los perros acompañantes se infectan, asmimismo, cuando se les ofrece parte de la carne contaminada.

Un solo hospedero alberga a las formas adultas y las larvas, en dos fases:
Fase entérica - Desarrollo de los parásitos adultos en intestino delgado, en nichos intramulticelulares, y la producción de larvas (larvas recién nacidas - LRN) por producción ovovivípara.
Fase parenteral - Migración de las LRN por vías sanguínea y linfática y establecimiento en músculo esquelético, en células nodriza.

Las larvas ingeridas en carne cruda o mal cocida se liberan en intestino delgado y ahí sufren 4 mudas de cutícula hasta convertirse en parásitos adultos, al cabo de unos 2 días. La cópula ocurre con los nematodos embebidos en la mucosa intestinal (en un nicho multicelular) y las hembras ovovivíparas liberan LRN a los 7 días de la infección, durante semanas, hasta que la respuesta inmune del hospedero afecta su viabilidad.

Trichinella - ciclo doméstico

De los doce taxones, Trichinella spiralis, una especie encapsulada, es la especie mejor adaptada a los cerdos (domésticos y silvestres) y la más detectada en ellos. También se considera el principal agente etiológico de enfermedad en el humano, con distribución cosmopolita; los humanos la han introducido en la mayor parte de los continentes, de manera pasiva, a través de los animales. Entre las especies no encapsuladas, resalta Trichinella spseudospiralis. También es notoria la distribución mundial de otra especie encapsulada, T. nativa. (Pozio. 2014; Pozio & Zarlenga. 2013).

Trichinella spiralis. Hembra - parto vivíparo
Trichinella spiralis. Hembra - parto vivíparo. 40 X.
Dra. María Alejandra Moreno García. Lab. de Biología Celular y Microbiología, Universidad Autónoma de Zacatecas.
México.

La respuesta del hospedero consiste en un infiltrado inflamatorio (células cebadas, eosinófilos, monocitos, linfocitos), con producción de IgE, en un perfil de orientación Th2.
Las larvas LRN pasan a torrente sanguíneo y sistema linfático y se diseminan en el cuerpo, ubicándose finalmente en los músculos estriados de mayor actividad (más oxigenados), tales como los masticatorios, diafragma, intercostales, oculares y miembros superiores e inferiores.

Trichinella spiralis. Larvas infectantes (L1) en músculo esquelético
T. spiralis. Larvas infectantes (L1) en músculo esquelético.
Dr. Benjamín Nogueda T, Depto. de Parasitología, ENCB-IPN.
Trichinella spiralis. L1 calcificada en cerebro de cerdo.
T. spiralis. L1 calcificada en cerebro de cerdo.
Dra. María Alejandra Moreno García. Lab. de Biología Celular
y Microbiología, Universidad Autónoma de Zacatecas.

El miocito se desarrolla como "célula nodriza", una estructura funcional diferente de cualquier otra célula de mamíferos, unos 14 - 16 días después de la penetración de la larva, y pierde sus características de célula muscular estriada, adquiere una cápsula de colágeno (en especies con cápsula), evidencia un alto grado de angiogénesis y modifica la actividad de sus organelos (serie de cambios anatómicos y fisiológicos que aseguran la nutrición, eliminación de desechos de la larva anaerobia). Este complejo larva-célula nodriza modula de alguna manera la respuesta inmune y puede permanecer viable durante años (hipobiosis) o sufrir calcificación eventualmente (semanas, meses, años).

Mientras permanecen viables, las larva adoptan una posición en espiral y presentan un continuo movimiento de vaivén dentro de la célula muscular, rodeada de un infiltrado linfocitario.

Espectro clínico.
La infección intestinal se asocia a infiltrados masivos en submucosa, atrofia de microvellosidades, hiperplasia de criptas, células de Paneth y células caliciformes.
Los signos y síntomas de la enfermedad dependen de la carga parasitaria y la vasculitis asociada, son consecuencia de reacciones de hipersensibilidad I o IV, inducidas por los parásitos adultos y larvas.
Las infecciones leves suelen ser asintomáticas o cursar con datos inespecíficos.
Es útil recordar que casi siempre existe el antecedente de ingesta de carne de cerdo, moronga, embutidos (chorizo, longaniza), habitualmente en reuniones familiares, de amigos o trabajo, lo que da lugar a brotes epidémicos. Desde luego, no debe desecharse la posibilidad de la parasitosis en casos aislados o de una trichinelosis crónica (ésta última en controversia).

- Fase intestinal - las manifestaciones clínicas se deben a los nematodos creciendo e invadiendo las vellosidades intestinales. El cuadro clínico varía, dependiendo de la dosis infectante, la susceptibilidad del individuo y posiblemente de la especie de Trichinella. En las infecciones severas, pueden presentarse signos y síntomas intestinales en el transcurso de una semana de la ingesta de carne contaminada con larvas. Los datos habituales consisten en dolor abdominal, diarrea, malestar general, hiporexia, que persisten durante algunos días.

- Fase sistémica o muscular - Ocurre transcurridas 1 - 2 semanas de la infección, pero es posible que se manifieste hasta 4 -6 semanas después, cuando se han acumulado un mayor número de larvas en los músculos. El cuadro clínico característico incluye: fiebre elevada, edema periorbital, facial, (el edema puede extenderse a extremidades en casos severos), mialgias, cefalea, fiebre, erupciones cutáneas, hemorragias conjuntivales y subungueales. (Murrell & Pozio.2011). Asimismo, se encuentran rigidez muscular, fatiga.

Complicaciones: Incluyen principalmente miocarditis y encefalitis.
Cardiovasculares – Miocarditis (5 -20%) - aunque las larvas no se encapsulan en corazón, la migración por este órgano produce puede producir una respuesta inflamatoria importante. Trastornos tromboembólicos.
Neurológicas – Encefalitis, datos focales.
Oculares – Trastornos en la microcirculación, larvas en arteriolas ciliares, retina, músculos del globo ocular. Durante la migración larvaria, puede apreciarse: edema periorbital, exoftalmia, diplopia, miosis, conjuntivitis, quemosis, iritis, iridociclitis, ciclitis, papiledema, papilitis, retinitis, coroiditis, las últimas como complicaciones.
Respiratorias – Neumonía y pleuritis (bacterianas), bronquitis obstructiva, S. de Löeffler.
Gastrointestinales - Necrosis aguda, diarrea persistente. Raras.
Miositis.
En embarazo – Aborto, parto prematuro.
Existe controversia con relación a la trichinelosis crónica. Se asocia a entumecimiento, hormigueo, debilidad muscular, mialgias, sudoración excesiva y conjuntivitis, persistentes durante meses o años después de la enfermedad aguda. Se pueden identificar alteraciones electromiográficas y persistencia de infiltrados inflamatorios años más tarde. (Gottstein et al., 2009).

Diagnóstico.
- Cuadro clínico.
-
Antecedentes epidemiológicos.
- Laboratorio: Leucocitosis con eosinofilia elevada 5 - 90%. Prácticamente en todos los casos se presenta eosinofilia temprana, antes del desarrollo de la aparición de las manifestaciones clínicas características.
Incremento en niveles de enzimas musculares (CPK, LDH, aldolasa) - signo de miositis.
Biopsia, de baja sensibilidad, alta especificidad. Poco utilizada. Se puede realizar digestión artifical o efectuar un análisis histopatológico. Se requieren 0.2 - 0.5 g de músculo, de deltoides u otro músculo esquelético.
Cuando se emplea se puede realizacionar con la carga parasitaria: Leve (1-50 larvas/g de músculo); moderada (50-100 ); severa ( > 500).

IDR de Bachman, de utilidad epidemiológica.
Se emplean diversas técnicas inmunodiagnósticas: ELISA, IFI, Western blot (esta última se utiliza para confirmación).
Existe elevación temprana de IgE total (no constante). IgM e IgG aparecen habitualmente 15 - 20 días posteriores a la infección, poco después de la aparición de fiebre y mialgias.

Trichinella spiralis. YouTube. Larva en célula nodriza, y movimiento de larvas durante la digestión enzimática.

Tratamiento.
Antiparasitarios: albendazol, mebendazol.
Analgésicos no esteroideos, corticosteroides (prednisona).
Los parásitos que ya han desarrollado una cápsula son resistentes a los fármacos.
Medidas generales, tanto en la enfermedad como en el período de convalecencia.
Hospitalización en casos severos, con administración de antiparasitarios, antiinflamatorios, analgésicos, restablecimiento del balance hidroelectrolítico y otras medidas acordes a los órganos afectados.

Epidemiología.
La trichinelosis es cosmopolita. La fuente de infección habitual es el cerdo doméstico; sin embargo, se han reportado brotes epidémicos por ingesta de carne de caballo, jabalí, perro, principalmente. (Murrell & Pozio.2011).
Actualmente, la diversidad gastronómica posibilita la infección a partir de carne de animales considerados exóticos.

Un análisis de los brotes reportados desde 1986 a 2009, ofreció los siguientes datos: 65,818 casos y 42 muertes en 41 países. La Organización Mundial de la Salud Región Europea representó el 87% de los casos, 50% de los cuales ocurrieron en Rumania. La trichinelosis afectó principalmente a adultos (edad media 33.1 años). Las principales manifestaciones clínicas, en 5,377 casos, fueron: mialgias, diarrea, fiebre, edema facial y cefalea. El cerdo fue la principal fuente de infección (Murrell & Pozio.2011).
En China y en Eslovaquia se han reportado varios brotes epidémicos ocasionados por el consumo de carne de perro. (Pozio & Zarlenga. 2013).

Los brotes se asocian principalmente al mantenimiento de cerdos de “traspatio”, alimentados de desperdicios y con pobre control veterinario.

En México, la mayor parte de los reportes corresponde a brotes epidémicos, principalmente por consumo de cerdo y sus derivados; se han detectado caballos infectados, lo cual constituye un factor de riesgo, ya que su carne se consume debido a factores económicos. También se han identificado infecciones en perros, gatos, ratas y algunos animales exóticos en zoológicos. Los estados de mayor endemicidad son Zacatecas, Durango, Puebla, Edo. de México y Distrito Federal. Jalisco, Chihuahua y Michoacan reportan una incidencia media. El menor número de casos se ha encontrado en Queretaro, Guerrero, Guanajuato, Colima, San Luis Potosi, Aguascalientes, Nuevo Leon, Oaxaca, Veracruz y Sonora.

Trichinella distribución México

Prevención.
La Comisión Internacional sobre la Trichinelosis incluye un apartado para los consumidores:
- Cocimiento de las carnes de cerdo y caballo hasta que la temperatura interna alcance los 71°C.
- Congelamiento de los cortes de carne de un grosor de 15 cm. a -15°C durante 3 semanas. Los cortes de mayor grosor deben congelarse durante 4 semanas antes de su consumo.
- No se consideran medidas seguras: el empleo de horno de microondas, el curado, secado o ahumado de la carne.
- Varias especies resisten la congelación.

- Es importante la inspección controlada en rastros. En países europeos y en EE.UU no se considera como una opción adecuada el empleo de la triquinoscopía (revisión de 28 cortes de 0.5 g obtenidos de diafragma, lengua y maseteros de los animales) por la baja sensibilidad del método.

Vínculos.

- Edoardo Pozio. Searching for Trichinella: not all pigs are created equal. Review Article. Trends Parasitol, Jan 2014;30(1):4-11.
- Pozio E, Zarlenga DS. New pieces of the Trichinella puzzle. Review Article. Int J Parasitol, Nov 2013;43(12–13):983-997.
- Summary risk profile on Trichinella in meat. FAO. 2013.
- Darwin Murrell K, Pozio E. Worldwide occurrence and impact of human trichinellosis, 1986-2009. Emerging Infectious Diseases, 2011;17(12): 2194-2202.
- Krivokapich SJ, Pozio E, Gatti GM, Gonzalez Prous CL, Ribicich M, Marucci G, La Rosa G, Confalonieri V. Trichinella
patagoniensis n. sp. (Nematoda), a new encapsulated species infecting carnivorous mammals in South America
. Int J Parasitol. 2012;42(10):903-910.
- Gottstein B, Pozio E, Nöckler K. Epidemiology, diagnosis, treatment, and control of trichinellosis. Clin Microbiol Rev 2009;22(1): 127-145. doi:10.1128/CMR.00026-08
- Pozio E, Hoberg E, La Rosa G, Zarlenga DS. Molecular taxonomy, phylogeny and biogeography of nematodes belonging to the Trichinella genus. Infection, Genetics and Evolution 2009;9(4):606-616. doi:10.1016/j.meegid.2009.03.003
- Guidelines for the surveillance, management, prevention and control of trichinellosis. Editors: J. Dupouy-Camet & K.D. Murrell. FAO/WHO/OIE, 2007.
- International Commission on trichinellosis.
-The Trichinella Page. The Columbia University, NY. Sitio WEB mantenido por Dickson Despommier, Ph.D. and Steven X. Chen. última actualización en 2007. Material de alta calidad.
- Edoardo Pozio. World distribution of Trichinella spp. infections in animals and humans. Vet Parasitol, 21 Oct 2007;149(1-2):3-21. doi:10.1016/j.vetpar.2007.07.002
- Ambrosioni J, Cecchini D, Castellaro P, et al. Triquinosis: aspectos epidemiológicos, clínicos y de laboratorio. Estudio retrospectivo a 10 años (1994-2003). Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 1 Ag 2006;24(7):440 - 444.
- Pozio E, Darwin Murrell K. Systematics and Epidemiology of Trichinella. Adv Parasitol 2006; 63:367-439. doi:10.1016/S0065-308X(06)63005-4 únicamente resumen.
- E. Pozio and D.S. Zarlenga. Recent advances on the taxonomy, systematics and epidemiology of Trichinella. Review article. Int J Parasitol, Oct 2005;35(11-12):1191-1204. doi:10.1016/j.ijpara.2005.07.012
-Jiménez-Cardoso E, Caballero-García ML, Uribe-Gutiérrez G, et al. Frecuencia de Trichinella spiralis en sangre y músculo de equinos sacrificados en dos diferentes mataderos, uno de tipo industrial y otro de tipo rural en el Estado de México, México. Vet Méx 2005; 36 (3): 269-278.
- Ortega-Pierres MG, C. Arriaga C y Yépez-Mulia L. Epidemiology of trichinellosis in Mexico, Central and South America. Vet Parasitol 2000, 93( 3-4): 201-225. doi:10.1016/S0304-4017(00)00342-3

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Sitio web administrado por: Dra. Teresa Uribarren Berrueta. Contacto