PROTOZOOS - GENERALIDADES

Dra. Teresa Uribarren Berrueta
Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, UNAM
berrueta@unam.mx

Tradicionalmente se contemplan tres dominios principales en la agrupación de los organismos, Bacteria, Archaea y Eucarya. Los organismos eucariotes, de acuerdo a la clasificación tradicional, se integraban dentro de los reinos Animalia, Fungi, Plantae y Protista. Los tres primeros son grupos monofiléticos, bien definidos; el Reino Protista contiene, además, un extraordinario número de organismos relacionados con miembros de otros reinos.
Esta clasificación tradicional hacía énfasis en mecanismos de locomoción y nutrición. Actualmente, la metodología para la clasificación de organismos se basa en herramientas más sofisticadas. Así, por ejemplo, las otras "omicas", la genómica, la proteómica, la metabolómica, se utilizan para conocer aspectos de la biología de parásitos, vectores y bioquímica de la interacción hospedero-parásito. Por lo tanto, los que antes se consideraban protozoos, ahora se han reclasificado en diversos grupos de eucariotes. (NLM, 2009). Un solo ejemplo de esto es la reclasificación de Microsporidium.

Las modificaciones están "a la vuelta de la hoja". Aquí se mantienen la clasificación tradicional para evitar confusiones y algunos de los cambios taxonómicos recientes. Al respecto, The Tree Of Life Web Project es un sitio excelente de estudio.

Por lo que respecta a los nombres de las parasitosis, las asociaciones International Commission for Zoological Nomenclature, World Association for the Advancement of Veterinary y la Parasitology World Federation of Parasitologists acordaron unificar la nominación de las infecciones parasitarias a finales de los ochentas. En 1990, la Federación Mundial de Parasitólogos y la European Federation of Parasitologists adoptaron la nominación de las infecciones parasitarias según la recomendación del grupo de expertos: Standardized Nomenclature of Animal Parasitic Diseases. (SNOAPAD). El cambio principal radicó en añadir el sufijo "osis" y no "isis" al Género al que pertenece el parásito. Ejemplos: Giardia - giardosis, Ascaris - ascariosis, Strongyloides - strongyloidosis, Taenia - taeniosis. (Naquira. 2005; Kassai et al., 1988). Más de 20 años después, muchos autores no respetan esos acuerdos, principalmente en el área médica (Kassai. 2006) y así, por ejemplo, en PubMed, es habitual encontrar una gran proporción de resultados utilizando el sufijo "asis". En este sitio web ingresamos los nombres más utilizados en la literatura, en espera de que se haga cumplir la unificación nominal.


Características generales de los protozoos de importancia médica:
Organismos unicelulares eucarióticos. La clasificación tradicional, basada fundamentalmente en las estructuras de locomoción, está sufriendo modificaciones gracias a las nuevas fuentes de información.
Su tamaño oscila entre 2 - 200 µm.
Presentan núcleo(s), diversos organelos y citoesqueleto.
La mayor parte son móviles y heterótrofos.
El alimento es digerido en vacuolas alimenticias.
El agua excedente es eliminada por medio de vacuolas contráctiles.
Su reproducción, asexual o sexual, puede ser sencilla (división binaria) o compleja (esquizogonia, merogonia, gametogonia, esporogonia).
El número de protozoos que se transmiten en forma natural entre humanos y otros vertebrados (zoonosis) es importante.

Phylum Sarcomastigophora:
- Subphylum Mastigophora.

Utilizan flagelos como medio de locomoción. Cada uno de ellos está formado por un filamento (axonema) compuesto por series de microtúbulos paralelos que exhiben el típico arreglo 9+2.
Independientemente de los flagelados usuales, cabe mencionar aquí a Dientamoeba fragilis, un patógeno polémico, antes considerado una amiba, sin flagelos.

Trofozoíto Giardia duodenalis.  CDC/
Trofozoíto Dientamoeba fragilis. CDC

- Subphylum Sarcodina.
Emiten diferentes tipos de seudópodos como medio de locomoción, lo cual les da la forma "ameboidea". Presentan uno o varios núcleos en los diferentes estadios de vida. El ejemplo representativo es Entamoeba histolytica. Cabe considerar las amibas no patógenas: Amebas intestinales no patógenas: una visión clinicoanalítica.

Trofozoíto Entamoeba histolytica S.J. Upton, Kansas University

Phylum Ciliophora.
Los ciliados poseen dos clases de núcleos: macronúcleo (poliploide), implicado en la producción de RNA mensajero, y micronúcleo (diploide), relacionado con la reproducción sexual. El movimiento de los organismos incluidos en este grupo es mediante cilios, con los mismos componentes proteicos que los flagelos.

Phylum Apicomplexa.
Estos protistas se encuentran incluidos en el Reino Chromalveolata, dentro del superphylum Alveolata, con los phyla Ciliophora y Dinoflagellata (llamados alveolados por los sacos en forma de alveolos dentro de sus membranas). Se han nombrado, a la fecha, más de 6 000 apicomplexos, pero los datos obtenidos de muestras ambientales sugieren que puede haber millones de especies dentro de este phylum.
Estos organismos se caracterizan por la presencia de un complejo apical, compuesto por micronemas, roptrias, 1 o 2 anillos polares electrodensos y, en algunas especies, un conoide dentro de los anillos. La estructura general de un apicomplexo varía entre las diferentes grupos. Las formas móviles se desplazan por deslizamiento, aunque actualmente se contemplan otros mecanismos.

Morfología básica - Apicomplexa
Esquema simplificado de la morfología de un zoíto apicomplexo.
Livingstone. BIODIDAC.

Sus ciclos de vida son complejos y contemplan reproducción asexual (esquizogonia, merogonia) y asexual (gametogonia). Los esporozoítos, forma infectiva, penetran en las células hospederas, sufren cambios y se reproducen en la forma de merozoítos, algunos de los cuales se transforman en células sexuales, los gametocitos, y pasan finalmente por una fase de esporogonia, que da lugar a las formas infectantes. Algunos miembros del phylum requieren de un hospedero intermediario (entre ellos, Plasmodium, Toxoplasma Babesia, Theileria), y otros mantienen un estilo de vida monoxeno, con estadios de desarrollo asexual y sexual en un solo hospedero (ejemplos: Toxoplasma e Eimeria).

Taquizoíto de Toxoplasma gondii
Taquizoíto deToxoplasma gondii. Forma de arco. BIODIC

Reino Chromista, Subphylum Opalinata.
Dentro de la clase Blastocystea, se incluye a Blastocystis sp.

Blastocystis sp. Forma parecida a un quiste. Examen directo en fresco. CDC. DPDx.

Protozoos no patógenos. En la lista del CDC, se contemplan:
Chilomastix mesnili
Endolimax nana
Entamoeba coli
Entamoeba dispar
Entamoeba hartmanni
Entamoeba polecki
Iodamoeba bütschlii

El hallazgo de los anteriores debería ser reportado, ya que aunque no hay evidencia suficiente para considerarlos patógenos primarios, su presencia indica contaminación de agua/alimentos con materia fecal. Nonpathogenic intestinal protozoa (CDC. Última actualización - 2012).
También resulta útil conocer las listas de artefactos que se confunden con patógenos (hallazgos en heces, sangre, otros tejidos). Artifacts. DPDx. Fact or artifact? ProvLab.

Existe una relación simbiótica entre el hospedero mamífero y el microbioma intestinal. El desajuste de este relación, denominado disbiosis, se utiliza para involucrar el microbioma intestinal en la patogenía de la infección y enfermedad del hospedero. Sin embargo, se requiere de investigación para poder definir los mecanismos mediante los cuales el microbioma puede llevar a una infección parasitaria. Se ha propuesto restaurar el equilibrio de la microbiota intestinal como una forma más de tratar o aminorar los efectos de algunas infecciones parasitarias. (Vitetta et al., 2016).

Vínculos.

- Vitetta L, Saltzman ET, Nikov T, Ibrahim I, Hall S. Modulating the Gut Micro-Environment in the Treatment of Intestinal Parasites.
J Clin Med. 2016 Nov 16;5(11). pii: E102.
- Coakley G, Maizels RM, Buck AH. Review. Exosomes and Other Extracellular Vesicles: The New Communicators in Parasite Infections. Trends in Parasitology, October 2015;31(10):477–489. doi:10.1016/j.pt.2015.06.009
- Bär A-K, Phukan N, Pinheiro J, Simoes-Barbosa A. The Interplay of Host Microbiota and Parasitic Protozoans at Mucosal Interfaces: Implications for the Outcomes of Infections and Diseases. PLoS Negl Trop Dis, 2015;9(12): e0004176. doi:10.1371/journal.pntd.0004176
- Sixto Raúl Costamagna. ¿Las parasitosis terminan en «osis», «asis» o «iasis»? ¿Quién es el hospedador y quién el huésped? Dos cuestiones menores en medio de un tema mayor. Carta al Editor. Revista Argentina de Microbiología. Available online 26 September 2015.
- Turkeltaub JA, McCarty TR 3rd, Hotez PJ. The intestinal protozoa: emerging impact on global health and development. Curr Opin Gastroenterol. 2015 Jan;31(1):38-44. doi: 10.1097/MOG.0000000000000135.
- The Tree Of Life Web Project. Clasificación. Llaves taxonómicas.
- Fayer R, Esposito DH, Dubey JP. Human infections with Sarcocystis species. Clin Microbiol Rev. 2015 Apr;28(2):295-311. doi: 10.1128/CMR.00113-14.
- Błaszkowska J, Góralska K. Parasites and fungi as a threat for prenatal and postnatal human development. Ann Parasitol. 2014;60(4):225-34.
- Parise ME, Hotez PJ, Slutsker L. Neglected Parasitic Infections in the United States: Needs and Opportunities. The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene. 2014;90(5):783-785. doi:10.4269/ajtmh.13-0727. En EEUU y en países en desarrollo. Tres parasitosis contempladas en el artículo son ocasionadas por protozoos.
- Jex AR, Koehler AV, Ansell BR, Baker L, Karunajeewa H, Gasser RB. Getting to the guts of the matter: The status and potential of ‘omics’ research of parasitic protists of the human gastrointestinal system. Review Article. Int J Parasitol, November 2013;43(12–13):971-982.
- Paget T, Haroune N, Bagchi S, Jarroll E. Metabolomics and protozoan parasites. Acta Parasitol. 2013 Jun;58(2):127-31. doi: 10.2478/s11686-013-0137-7.
i- Marcos LA, Gotuzzo E. Intestinal protozoan infections in the immunocompromised host. Curr Opin Infect Dis. 2013 Aug;26(4):295-301. doi: 10.1097/QCO.0b013e3283630be3. Acceso a texto completo a través de OvidSP, suscripción UNAM.
- Wawrzyniak I, Poirier P, Viscogliosi E, Dionigia M, Texier C, Delbac F, Alaoui HE. Blastocystis, an unrecognized parasite: an overview of pathogenesis and diagnosis. Ther Adv Infect Dis. 2013 Oct;1(5):167-78. doi: 10.1177/2049936113504754.
- Fletcher SM, Stark D, Harkness J, Ellis J. Enteric Protozoa in the Developed World: a Public Health Perspective. Clin Microbiol Rev. July 2012;25(3):420-449 doi: 10.1128/​CMR.05038-11
- Frölich S, Entzeroth R, Wallach M. Comparison of Protective Immune Responses to Apicomplexan Parasites. J Parasitol Res. 2012; 2012: 852591. doi: 10.1155/2012/852591
- Banik GR, Birch D, Stark D, T. Ellis JT. A microscopic description and ultrastructural characterisation of Dientamoeba fragilis: An emerging cause of human enteric disease. Int J Parasitol, Feb 2012;42(2):139–153.
- Gomila Sarda B, Toledo Navarro R, Esteban Sanchis JG. Amebas intestinales no patógenas: una visión clinicoanalítica. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2011;29(Supl 3):20-28.
- Yoshida N, Llewellyn MS. Review. Invasion mechanisms among emerging food-borne protozoan parasites. Trends Parasitol, Oct 2011;27(10): 459–466.
- Bienvenu et al.: Apoptosis induced by parasitic diseases. Parasites & Vectors 2010 3:106. doi:10.1186/1756-3305-3-106
- Lüder et al.: Impact of protozoan cell death on parasite-host interactions and pathogenesis. Parasites & Vectors 2010 3:116. doi:10.1186/1756-3305-3-116
- Barratt JL, Harkness J, Marriott D, Ellis JT, Stark D. Importance of Nonenteric Protozoan Infections in Immunocompromised People. Clin Microbiol Rev. Oct 2010 23:795-836. doi: 10.1128/​CMR.00001-10
- Supali T, Verweij JJ, Wiria AE, Djuardi Y, Hamid F, Kaisar MMM, (...), Yazdanbakhsh M. Polyparasitism and its impact on the immune system. Int J Parasitol, 15 Aug 2010;40(10):1171-1176 doi:10.1016/j.ijpara.2010.05.003
- Coombes JL, Robey EA. Review. Dynamic imaging of host–pathogen interactions in vivo. Nat Rev Immunol, May 2010;10:353-364 | doi:10.1038/nri2746. Incluye técnicas de microscopía dinámica y la respuesta inmune a Leishmania, Plasmodium y Toxoplasma.
- Kafsack BFC, Llinás M. Eating at the Table of Another: Metabolomics of Host-Parasite Interactions. Review Article. Cell Host & Microbe, 18 feb 2010;7(2):90-99.
- What's New for 2010 MeSH®. NLM Technical Bulletin. Nov –Dec 2009, No. 371. Para profundizar en algunos aspectos de las búsquedas de información científica.
- Stark D, Barratt JL, van Hal S, Marriott D, Harkness J, Ellis JT. Clinical significance of enteric protozoa in the immunosuppressed human population. Clin Microbiol Rev. 2009 Oct;22(4):634-50.
- Shankar EM, Vignesh R, Murugavel KG, Balakrishnan P, Ponmalar E, Rao UA, Velu V, Solomon S. Common protozoans as an uncommon cause of respiratory ailments in HIV-associated immunodeficiency. FEMS Immunol Med Microbiol. 2009;57(2):93-103. doi:10.1111/j.1574-695X.2009.00588.x
- Smith JE. The ecology and evolution of microsporidian parasites. Parasitology. Dec 2009;136(14):1901-14.
doi: 10.1017/S0031182009991818
- Maizels RM. Parasite immunomodulation and polymorphisms of the immune system. J Biol, 2009;8 (7), art. no. 62. doi:10.1186/jbiol166
- Dobson A, Lafferty KD, Kuris AM, Hechinger RF, Jetz W. Homage to Linnaeus: How many parasites? How many hosts? P Natl Acad Sci USA, 2008;105 (Suppl. 1):11482-11489. doi: 10.1073/pnas.0803232105
- Hotez PJ, Bottazi ME, Franco Paredes C, Ault SK, Periago MR. The Neglected Tropical Diseases of Latin America an the Caribbean: A Review of Disease Burden and Distribution and a Roadmap for Control and Elimination. PloS Negl Trop Dis, 2008;2(9):e300. doi: 10.1371/journal.pntd.00003000
- Dacks JB, Giselle Walker G, Field MC. Implications of the new eukaryotic systematics for parasitologists. Parasitol Int, Jun 2008;57(2):97-104.
- Stuart Ken, Brun Reto, Croft Simon, Fairlamb Alan, Gürtler Ricardo E, McKerrow Jim, Reed Steve, Tarleton Rick. Kinetoplastids: related protozoan pathogens, different diseases. J Clin Invest, Apr 2008;118(4):1301–1310.
- Striepen B, Jordan CN, Reiff S, van Dooren GG. Building the perfect parasite: cell division in apicomplexa. PLoS Pathog. 2007 Jun;3(6):e78.
- Daniel R. Brooks, and Eric P. Hoberg. How will global climate change affect parasite–host assemblages? Trends Parasitol, Dec 2007; 23(12):571-574.
- Hammarton TC, Monnerat S, and Mottram JC. Cytokinesis in trypanosomatids. Curr Opin Microbiol, Dec 2007;10(6): 520-527. Growth and Development.
- D. Stark, et al. Irritable bowel syndrome: A review on the role of intestinal protozoa and the importance of their detection and diagnosis. Int J Parasitol, Jan 2007;37(1):11-20. Desde hace más de una década se ha asociado la infección de diversos protozoos con el síndrome de colon irritable.
- Parfrey LW, Barbero E, Lasser E, Dunthorn M, Bhattacharya D, Patterson DJ, Katz LA. Evaluating Support for the Current Classification of Eukaryotic Diversity. PLoS Genet. 2006 Dec; 2(12): e220.
- Stark DJ, Beebe N, Marriott D, Ellis JT, Harkness J. Dientamoebiasis: clinical importance and recent advances. Trends Parasitol 2006 Feb;22(2):92-6.
- Kassai T. Nomenclature for parasitic diseases: cohabitation with inconsistency for how long and why? Vet Parasitol. 2006 Jun 15;138(3-4):169-78.
- Náquira V. César. Nomenclatura de las infecciones parasitarias. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, abril-junio 2005;22(2).
- Graczyk TK, Knight R, Tamang L. Mechanical transmission of human protozoan parasites by insects. Clin Microbiol Rev. 2005 Jan;18(1):128-32.
- Ronald Fayer, Jitender P. Dubey and David S. Lindsay. Zoonotic protozoa: from land to sea. Trends Parasitol, Nov 2004; 20(11): 531-536. Excelente revisión. Revisar las múltiples referencias bibliográficas adicionales en Scopus.
- Kassai T, Cordero del Campillo M, Euzeby J, Gaafar S, Hiepe Th, Himonas CA. Standardized Nomenclature of Animal Parasitic Diseases. (SNOAPAD). Veterinary Parasitology, 1988;29:299-326.

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Sitio web administrado por: Dra. Teresa Uribarren Berrueta. Contacto