CANDIDIASIS o CANDIDOSIS

Dra. en C. Laura Rosio Castañón Olivares
Unidad de Micología
Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, UNAM
lrcastao@unam.mx

Introducción.
La candidosis o candidiasis es una micosis causada por diversas especies de levaduras del género Candida. Cualquier tejido puede ser afectado por lo que se presentan diversos cuadros clínicos, cada uno de ellos asociado directamente al estado inmunológico del paciente. Las candidosis de mucosas y piel son las más frecuentes, mientras que las sistémicas son de evolución aguda o crónica y generalmente severas.

Agentes etiológicos.
Los agentes patógenos son levaduras (el estado anamorfo) del género Candida pertenecientes al Phylum Ascomycotina. Muchas especies se han aislado de vegetales, suelo, agua, aire, alimentos y algunas de ellas forman parte de la biota normal de la piel y membranas mucosas (boca, vagina, vías respiratorias altas, tracto gastrointestinal) de mamíferos. Este género incluye aproximadamente 150 especies identificadas.


Microscopia electrónica de transmisión. Morfología de Candida sp. CW = pared celular,
PM = membrana plasmática, M = mitocondria, V = vacuola, N = núcleo. Imagen: CDC.

Candida spp., son levaduras mitospóricas alargadas o ligeramente redondas de 2 - 6 x 3 - 9 µm que se reproducen por gemación (blastoconidios). A excepción de C. glabrata, el resto de las especies asociadas a candidosis pueden formar seudomicelios; C. albicans y C. dubliniensis además son formadoras de hifas.

Cuadro 1. Especies de Candida asociadas patógenas
Especie
Frecuencia
C. albicans 50%
C. tropicalis 15-30%
C. parapsilosis 15-30%
C. glabrata 15-30%
C. krusei ~1%
C. guilliermondii ~1%
C. lusitaniae ~1%
C. dubliniensis ~1%

Aunque se han reportado más de 17 especies patógenas, el 90% de las infecciones se atribuyen a: C. albicans, C. krusei, C. glabrata, C. parasilopsis, C. tropicalis. (Vazquez y Sobel. 2011).

Epidemiología.
Las candidiasis superficiales son frecuentes, de fácil tratamiento y no atentan contra la vida del paciente, en tanto que las sistémicas de evolución aguda o crónica son generalmente graves. La mayoría de estas infecciones se originan de un foco endógeno (tracto gastrointesinal o respiratorio) aunque no se descarta la participación de fuentes externas.
La distribución geográfica de esta micosis es universal y más de 70 % de ellas son producidas por C. albicans observándose un porcentaje mayor por el serotipo B. Los casos de candidiasis sistémica están relacionados a pacientes con severas deficiencias en su sistema inmune. C. krusei y C. glabrata son habitualmente resistentes a los compuestos azólicos y su hallazgo como agentes infecciosos involucrados en enfermedades sistémicas intrahospitalarias ha aumentado en los últimos años.
Los casos registrados de candidosis muestran que el sexo no influye en la frecuencia, a excepción de la candidosis urogenital que tiene mayor incidencia en el sexo femenino. La edad y raza de las personas son factores que, según la clínica, no influyen en la presentación de la micosis, la cual realmente dependerá del factor de inmunocompromiso asociado; sin embargo, por lo que respecta a la ocupación aunque no es un factor de importancia, se considera que algunas actividades de las personas pueden favorecer la infección.

Cuadro 2. Candidiasis urogenital. Casos nuevos y tasa de incidencia por entidad federativa, Estados Unidos Mexicanos 2011
Candidiasis, casos nuevos, México, 2011Fuente: SINAVE/DGE/SALUD/Información Epidemiológica de Morbilidad, Anuario 2011

Relación huésped-parásito.
Los hongos del género Candida son integrantes normales de la biota corporal humana, su homeostasis es compleja y depende de muchos factores; entre ellos, la inmunidad mediada por células desempeña un papel destacado ya que la asociación “linfocitos CD4-macrófago” ejerce un poder de vigilancia y su déficit redunda en una mayor facilidad de Candida para adherirse a las células epiteliales. La frecuencia y gravedad de las infecciones dependen, sobre todo, del nivel de células CD4 en sangre. Las candidiasis son evidentes en enfermos con recuentos inferiores a 400 linfocitos CD4/μl.
Debe tenerse en cuenta que las mananas y las mananoproteinas de la pared celular de Candida son activadoras de las células CD8 y deprimen la actividad de las CD4, potenciando el efecto inmunodepresor del HIV. Por esta razón, en pacientes VIH positivos, se ha propuesto la administración de tratamientos antifúngicos durante lapsos prolongados a fin de reducir el nivel de antígenos libres en sangre y tejidos, evitando un deterioro mayor de la inmunidad. La preservación de la función fagocitaria de los neutrófilos en los pacientes HIV positivos, así como la buena producción de anticuerpos contra el antígeno de 47 KDa de Candida, reducen la frecuencia de candidiasis diseminadas en condiciones habituales.

Formas clínicas.

Cuadro 3. Síntesis de formas clínicas.
Candida cuadros clínicos

Las candidosis superficiales están relacionadas con alteraciones en la hidratación y cambios en el pH de la piel, boca, faringe y otros tejidos superficiales. Las formas sistémicas de candidosis son invasivas y se observan en aproximadamente el 1% de los enfermos con SIDA avanzado, pero existen otros factores predisponentes relacionados: catéteres venosos colocados por tiempo prolongado, catéteres centrales, neutropenia o aplasias medulares (por drogas o invasión por otras infecciones), hiperalimentación parenteral, administración de antibióticos y citostásicos.
El cuadro clínico es poco característico y constituye una de las causas de fiebre de origen desconocido. Las autopsias han demostrado que las localizaciones más frecuentes son los pulmones, el esófago, los riñones, el hígado, el bazo y el intestino delgado y las manifestaciones clínicas dependerán de la localización de la infección; entre otras se incluyen esofagitis, neumonitis, cistitis, pielonefritis y endocarditis.

— Bucal:
Seudomembranosa. La forma aguda es la más frecuente y predomina en los recién nacidos y ancianos; localizada en lengua, carrillos y paladar se caracteriza por una capa blanca, adherente y membranosa, de bordes difusos y dispuesta sobre una base eritematosa, cuyo síntoma es el dolor. La membrana blanca es el conjunto de células epiteliales descamadas, fibrina, leucocitos, seudohifas y levaduras unidos al epitelio inflamado. Los pacientes refieren pérdida de la sensación gustativa, ardor, disfagia alta y sialorrea.

Candidosis oral
Candidosis oral. Imagen: CDC.

Atrófica eritematosa o estomatitis hipertrófica. Principalmente en personas que usan dentadura postiza, el epitelio es delgado, brillante y eritematoso, se presenta macroglosia, lengua escrotal (fisurada), gingivitis, hemorragias frecuentes de las encías y queilitis angular.

Hiperplásica o leucoplaquia. Localizada en el dorso de la lengua, caracterizada por una capa blanca persistente, firme, rugosa, de margen irregular y eritematoso. Asociada a estomatitis, queilitis angular (localizada en las comisuras labiales, pudiéndose extender a los pliegues de la cara).

Queilitis por Candida
Queilitis. Imagen: CDC.

Glositis romboide. Se afecta el dorso de la lengua, con atrofia de las papilas; puede ser una variante de la candidosis seudomembranosa crónica.

— Intertriginosa. Predomina en individuos obesos, cualquier pliegue puede estar afectado, se caracteriza por placas eritematosas, maceración, descamación fina, fisuras, lesiones satélites (pústulas, pápulas o vesículas). En caso de afectarse los espacios interdigitales, el signo principal es la maceración intensa, con escamas gruesas y blancas.

— Vulvovaginitis. Esta forma se relaciona con el ciclo mestrual, aumentando la sistomatología en mujeres embarazadas. La mucosa vaginal y la vulva presentan eritema intenso que puede extenderse a pliegues inguinales y periné, en la periferia de las lesiones cutáneas se observan lesiones satélites. Generalmente se presenta dispareunia y leucorrea. El 75 % de las mujeres en edad reproductiva, presenta algún episodio de vulvovaginitis por Candida y en el 33 % es reiterado. Los síntomas son los habituales: prurito, sensación urente, disuria y dispareunia. Existe un riesgo mayor de recaídas en las pacientes HIV positivas.


Candidiasis en cérvis. Imagen: CDC

— Balanitis. La piel del pene de individuos no circuncidados puede estar colonizada por Candida, sin evidencia de sintomatología. En los casos leves, se caracteriza por la presencia de pápulas o pústulas localizadas al glande con discreto eritema y dolor. En los casos severos o crónicos los cambios inflamatorios son persistentes sobre el glande y el prepucio.

Balanitis por Candida
Balanitis. Imagen: CDC/Susan Lindsley

—Candidosis del área del pañal. Es un padecimiento generalmente secundario a una dermatitis por contacto, al permanecer húmeda la zona por el contacto con la orina al no haber un cambio constante del pañal. Se caracteriza por placas eritematosas, descamación, algunas veces áreas denudadas, acompañadas de pápulas o pústulas satélites. Suele haber infección mixta por bacterias.

Candidosis infante
Candidosis en infante. Imagen: CDC

— Onicomicosis y perionixis. La infección de las uñas por Candida se puede manifestar principalmente por onicolisis asociada a paroniquia o perionixis. En algunas ocasiones Candida puede penetrar la cara dorsal de la lámina ungueal y manifestarse por leuconiquia. En raras ocasiones se puede observar destrucción total de la lámina ungueal, con fisuras periungueales. Es frecuente que se asocie a una reacción de perionixis con inflamación, edema, dolor y exudado.

Candida unguealCandida ungueal
Candidosis ungueal. Imágenes: CDC/Sherry Brinkman

— Candidiasis mucocutánea crónica. Afección que se origina por deficiencias de la inmunidad mediada por células y en la que el compromiso cutáneo y ungueal es casi constante.

— Esofagitis. La candidiasis esofágica es la segunda localización en orden de frecuencia y la causa más común de esofagitis en los pacientes infectados por el HIV. Los casos sintomáticos producen se presenta disfagia, odinofagia, náuseas, vómito, hematemesis y dolor retroesternal. Mediante endoscopía se observan placas blanquecinas difusas o focales asociadas a una mucosa hiperémica y friable, así como exulceraciones bien circunscritas; pero hay casos sin síntomas, en los que sólo la endoscopía muestra lesiones. La radiografía contrastada de esófago presenta defectos de relleno, ocasionados por las múltiples ulceraciones superficiales de la mucosa. Su aspecto es muy característico, llamado esófago en empedrado, aunque no es patognomónico. Los hongos del género Candida pueden complicar las lesiones esofágicas de otro origen como las aftas, las herpéticas y las producidas por Citomegalovirus.

— La colonización del intestino por el género Candida es habitual en los pacientes con SIDA. Los recuentos de colonias de levaduras en muestras de materia fecal están elevados en más del 70% de los casos. La aparición de diarrea, acompañada o no de fiebre en estos enfermos, es muy común, pero resulta muy difícil establecer el papel que desempeñan estos hongos en la producción de este cuadro clínico.

— Neumonía. Es una entidad de predominio en pacientes severamente inmunocomprometidos. La afección pulmonar generalmente es secundaria a una diseminación sanguínea, pero también la candidiasis bucal puede propagarse hacia el aparato respiratorio en los enfermos HIV positivos, su frecuencia es baja pero produce en ellos traqueítis, bronquitis y neumonía. Los exámenes endoscópicos del aparato respiratorio superior han puesto en evidencia la propagación de las infecciones por Candida hacia la laringe, tráquea y bronquios. En las mucosas se observan seudomembranas sobre una base eritematosa y congestiva, es una de las causas de tos, uno de los síntomas más frecuentes en los pacientes infectados por el HIV. Los estudios de autopsia han permitido comprobar que pueden también producir neumonitis. La evolución de la neumonía es grave y generalmente con desenlace fatal, los signos y síntomas más frecuentemente reportados son: tos productiva, fiebre, diaforesis nocturna, disnea y estertores alveolares. Radiológicamente se pueden observar áreas de consolidación e infiltrado intersticial difuso.

— Endocarditis. Es una patología que va en aumento. Se presenta en pacientes que reciben nutrición parental por infección de las válvulas cardiacas o después de la cirugía abierta de corazón. La drogadicción parenteral entre estos enfermos ha provocado un incremento de las endocarditis infecciosas por Candida en las cavidades derechas y en la válvula tricuspidea, es un hecho relativamente frecuente en los adictos a drogas por vía venosa, siendo Candida parapsilosis, la causa micótica más común. Las manifestaciones clínicas son muy similares a la endocarditis bacteriana: fiebre, insuficiencia de las válvulas, soplo cardíaco, insuficiencia cardíaca derecha y tromboembolismo pulmonar. La ecocardiografía bidimensional y transesofágica permite el reconocimiento de las vegetaciones que, cuando son de gran tamaño, incrementan la sospecha de endocarditis fúngica.

—Tracto urinario. Candida es la causa del 11% de las infecciones del tracto urinario. El principal factor de riesgo es el uso de sonda urinaria. La afección renal es por vía hematógenas a partir de un foco primario gastrointestinal. Puede causar abscesos perinefríticos, con daño a la corteza y finalmente obstrucción renal. Es frecuente que curse con pielonefritis y fungemia secundaria. Las manifestaciones son similares a las bacterianas, caracterizadas por fiebre, dolor en el flanco y mal estado general. La función renal se puede deteriorar y el material fúngico acumulado en la pelvis renal causa obstrucción del sistema, con consecuente anuria y falla renal. En la cistitis los principales síntomas son la urgencia urinaria, disuria y hematuria. La uretritis por Candida es una entidad muy rara e incluye sensación de “quemadura” y prurito, con descargas mucoides. En mujeres de asocia a vaginitis por Candida.

— Sistema Nervioso Central. Se observa como hallazgo de autopsia en el 90% de los casos con candidosis diseminada. Afecta a las meninges y al parénquima con formación de microabscesos, abscesos parenquimatosos, vasculitis granulomatosa y meningitis. Aparentemente, el aumento en la mortalidad se debe a una hipertensión intracraneana y disminución de la glucosa.

— Peritonitis. Es la complicación que se presenta en el 3% al 10% en los pacientes sometidos a diálisis peritoneal continua ambulatoria, y en pacientes con cirugía de intestino, especialmente es secundaria a perforación de úlcera duodenal. En la mayoría de los casos la peritonitis es causada por C. albicans, aunque se ha observado una tendencia mundial al aumento de las especies C. parapsilosis, C. tropicalis y C. guillermondii.

— Ocular. La infección se dá por diseminación hematógena, o secundaria a la inoculación directa traumática o posterior a cirugía. En la endoftalmitis, los hallazgos en el fondo de ojo son lesiones blancas, algodonosas, que se extienden al humor vítreo. También se presentan dolor ocular, visión borrosa, escotomas. Si no se administra tratamiento, deja ceguera.

Diagnóstico de laboratorio.

¬ Examen directo en fresco de orina, líquido cefalorraquídeo, materia fecal o agregando KOH al 15% en muestras de esputo, lavado/cepillado bronquial y/o macerados de fragmentos de tejido.

Examen Candida en fresco con KOH
Examen microscópico en fresco con KOH.
Imagen: CDC/Dr. Stuart Brown

¬ Frotis de cualquiera de los productos biológicos mencionados, teñidos con Gram. En ambas técnicas podrán apreciarse levaduras únicas o en gemación (blastoconidios) con o sin la presencia de seudomicelio. En frotis las estructuras son Gram positivas. Se da mayor validez al papel patógeno de Candida, cuando se aprecian más de cuatro levaduras por campo, cuando son observadas a un aumento de 40x y/o existe seudomicelio.

Candida extendido con tinción Gram
Exámen microscópico. Extendido con Gram. Levaduras y seudofilamentos
de Candida spp. Imagen: CDC/Dr. Stuart Brown

¬ Cultivo en agar dextrosa Sabouraud con y sin cicloheximida. Crecimiento de colonias levaduriformes, de bordes enteros, limitadas, poco elevadas y de color blanco. Crecen en un promedio de 3 a 5 días a temperatura ambiente. Al examen microscópico, se observan múltiples levaduras, redondas u ovales, únicas o en gemación y en ocasiones formando seudomicelio. Algunas cepas de C. albicans y C. dubliniensis son resistentes a la cicloheximida. El crecimiento de colonias ‘puras’ aisladas del mismo producto en cultivos consecutivos, apoya el papel patógeno de Candida.

Candida cultivo
Cultivo en agar dextrosa Sabouraud. Colonias de Candida spp.
Imagen: CDC/Dr. William Kaplan

¬ Pruebas inmunológicas. La intradermorreacción con candidina tiene su mayor utilidad en el seguimiento clínico del paciente y su pronóstico. Por el papel comensal de Candida existe un gran porcentaje de personas positivas a la prueba.

Las pruebas serológicas (DID, CIEF, IFI, RFC, APL, ELISA) se utilizan en candidosis sistémica y granulomatosa. Algunas pruebas pueden emplearse tanto para la búsqueda de anticuerpos como de antígenos.
En el mercado se encuentra a la venta el Ensayo Inmunoenzimático Platelia™Candida con muy buena sensibilidad y especificidad que identifica antígeno manana-circulante de Candida spp., ó anticuerpos contra esas mananas.

¬ Las pruebas fisiológicas y bioquímicas más utilizadas para identificar a Candida spp., son:
• Utilización de medios de cultivo cromogénicos (agar BIGGY/Nickerson, agar Pagano-Levine, CROMO-AGARCandida®, CANDI-SELECT®, etc.).
• Formación de seudomicelio, hifas y clamidoconidios en agar harina de maíz con Tween 80.

Candida cultivoCultivo agar harina de maíz con Tween 80.
Hifas y clamidoconidios = C. albicans o C. dubliniensis.
Imagen: CDC/Dr. Godon Roberstad

• Formación de tubo germinativo (filamentación)en levaduras cultivadas en suero humano a 37°C.


Prueba de filamentación en suero. Levaduras filamentizando = Candida albicans o C. dubliniensis
Imágenes: CDC/ Mercy Hospital, Toledo, OH; Dr. Brian Harrington; y CDC/ Dr. Lucille K. Georg

• Formación de clamidoconidios en agar Niger.
• Asimilación de carbohidratos y compuestos nitrogenados (auxanograma: manuales y automatizados).
• Fermentación de carbohidratos (zimograma).
• Serotipificación.

¬ Estudios anatomopatológicos. La citología e histopatología, pueden demostrar los elementos parasitarios: levaduras redondas u ovales únicas o con blastoconidios, con o sin formación de seudomicelio, estructuras parasitarias características y que diagnostican al padecimiento. Además de la tinción hematoxilina-eosina, se recomienda el uso de P.A.S., Papanicolau y tinciones argénticas (Gomori, Grocott o Gridley).

Candidosis esofágica. HistopatologíaCorte histopatológico de esófago. Tinción Grocott. Levaduras y seudofilamentos de Candida spp. Imagen: CDC
Candidosis pulmonar. HistopatologíaCorte histopatológico pulmonar. Levaduras y seudofilamentos de Candida spp. Imagen: CDC

Tratamiento.
• Tópico
-Vinagre blanco diluído
-Solución saturada de bicarbonato de sodio
-Violeta de genciana
-Nistatina
-Imidazoles (ketoconazol, clotrimazol, econazol)

• Sistémico
-Terbinafina
-Itraconazol
-Fluconazol
-Anfotericina B
-Caspofungina
-Anidulafungina.
-Voriconazol
-Posaconazol

El empleo frecuente de compuestos azólicos ha dado origen a superinfecciones por especies resistentes como C. krusei y C. glabrata, así como cepas resistentes de otras especies de Candida, incluyendo C. albicans.

Vínculos.

- Cornistein W, Mora A, Orellana N, Capparelli FJ, del Castillo M. Candida: epidemiología y factores de riesgo para especies no albicans. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2013;31(6):380-4.
- Hidalgo JA. Candidiasis. emedicine. Actualización 2013.

- Vega Navarro AC, Rosas Vargas GC, Pacheco Castillo MM, Arroniz Padilla S. Las enfermedades bucales más frecuentes en pacientes VIH-positivos en la consulta privada. Oral 2013; 14(45): 997-1002
- Vijeta M, Ashutosh S, Jyoti M, Rajni G, Rungmei MSK, Anil Kumar T, Mastan S, Vimala V. Oropharyngeal candidiasis and Candida colonization in HIV positive patients in northern India. J Infect Developing Countries 2013; 7(8): 608-613
- López Verdín S, Bologna Molina RE, Sánchez Becerra AE, Horta Sandoval AC. Frecuencia de patologías bucales en una clínica de atención primaria odontológica. Rev Tamé 2013; 2(4): 100-105
- Ilescas Martínez I, Briones Pilli. Candidiasis esofágica. A propósito de un caso. EDEMM 2013; 4(7): 12-15
- Núñez Velasco S, Jiménez Cornejo MC. Candidiasis. Hipoc Rev Med 2011; 2(24): 12-15
- Velasco León EC, Mendiola García A, Pizano Damasco MI. Candidiasis oral en paciente pediátrico sano. Revisión bibliográfica. Oral 2013; 14(44): 956-964
- García Agudo L, De la Calle Iría JR, Román Enry M, Aznar Marín P, Rodríguez Iglesias M. Diagnóstico de vaginitis-vaginosis mediante hibridación con sondas de ADN. Ginecol Obstet Méx 2013; 81(4): 195-200
- Suárez BL, Alvarez VMI, De Bernal M, Collazos A. Candida species and other yeasts in the oral cavities of type 2 diabetic patients in Cali, Colombia. Colomb Med 2013; 44(1): 26-31
- Zaragoza R, Pemán J. Opciones terapéuticas para el tratamiento antifúngico en el paciente crítico. Revista Iberoamericana de Micología April–June 2012;29(2):108–113.
- Medina Becerra NE, Brett Figueroa MM, Betancourt Schanowski FA, Patiño Azuero JC. Frecuencia de lesiones en cavidad oral de pacientes con VIH/SIDA en el Hospital Universitario San Ignacio de Bogotá, Colombia (2005-2010). Univ Odontol. 2012; 31(66): 51-58.
- Husein El AH, Cañadas De la Fuente GA, Fernández Castillo R, González Jiménez E, Cantero Hinojosa J, Lardón Fernández M. Candidiasis cutánea generalizada en recién nacido a término. Biomédica 2012; 32(2): 170-173
- Villarroel Rodríguez PJ, Santa Cruz A. Identificación de especies de levaduras del género Candida aislados de exudados vaginales de pacientes en el Hospital Materno Germán Urquídi. Gac Med Bol 2011; 34(2): 84-86.
- Moura Mendes J, Sarmento Guerra FQ, De Oliveira Pereira F, Pereira de Sousa J, Nogueira Trajano V, De Oliveira Lima E. Actividad antifúngica del aceite esencial de Eugenia caryophyllatasobre cepas de Candida tropicalis de aislados clínicos. BLACPMA 2012; 11(3): 208-217
- Briseño Hanon H. Candidiasis vulvo-vaginal recurrente: Nuevos protocolos terapéuticos. AMATGI 2012; III(6): A
- Demesa AR, Valdés LA, García RJF. Artritis séptica por Candida spp, en un recién nacido. Reporte de un caso. Arch Inv Mat Inf 2011; 3 (1): 41-43
- Vazquez JA, Sobel JD. Candidiasis. Essentials of Clinical Mycology, 2011, Part 3, 167-206, DOI: 10.1007/978-1-4419-6640-7_11 (Resumen y primera página).
- Guzel AB, Ilkit M, Akar T, Burgut R, Demir SC. Evaluation of risk factors in patients with vulvovaginal candidiasis and the value of chromID Candida agar versus CHROMagar Candida for recovery and presumptive identification of vaginal yeast species. Med Mycol. 2011 Jan;49(1):16-25. doi:10.3109/13693786.2010.497972
- Rueda Gordillo F, Hernández Solís SE, Ordoñez Sánchez W, Villamil Urzaiz JL, Godoy Montañez CC. Portadores de Candida oral en pacientes atendidos en una clínica dental de Tabasco, México. Rev Odontol Latinoam 2011; 3(2): 45-48
- Martínez García A, Cejudo Álvarez J, Gómez Bravo-Topete E, Herrera Villalobos JE, Garibay Valencia M, Mirabent González F. Evaluación de la eficacia de ketoconazol 800 mg-clindamicina 100 mg tabletas vaginales, contra ketoconazol 800 mg-100 mg de clindamicina cápsulas vaginales en vaginitis candidiásica y vaginosis. Ginecol Obstet Méx 2011; 79(2): 75-85.
- Milián Vázquez PM, Seife Rodríguez JM, Morales Ojeda R,Vázquez Montero L, Martín Álvarez C, Quirós Enríquez M. Calendula officinalis en el tratamiento tópico de la candidiasis vaginal recurrente. BLACPMA 2010; 9(5): 343-352.
- Cortés Figueroa AA, Aguilar Santana A, Carrera Martínez O, Juárez S, Bazán Mora E, Castañón Olivares LR. Sensibilidad y especificidad entre dos medios cromogénicos para la identificación de Candida spp. Enf Inf Microbiol. 2010;30:78-82
- Achkar JM, Fries BC. Candida Infections of the Genitourinary Tract. Clin Microbiol Rev. April 2010;23:253-273.
- Paniagua-Contreras GL, Monroy-Pérez E, Pineda-Olvera J, Negrete-Abascal E, Vaca-Pacheco S. Caracterización genotípica de cepas de Candida albicans aisladas de la mucosa oral y vaginal de pacientes no inmunocomprometidos. Rev Med Hosp Gen Mex 2010; 73 (2).
- Casari E, Ferrario A, Morenghi E, Montanelli A. Gardnerella, Trichomonas vaginalis, Candida, Chlamydia trachomatis, Mycoplasma hominis and Ureaplasma urealyticum in the genital discharge of symptomatic fertile and asymptomatic infertile womenNew Microbiol. 2010 Jan;33(1):69-76. Disponible versión gratuita en PDF.
- García-Figueroa RB, Araiza-Santibáñez J, Basurto-Kuba E, Bonifaz-Trujillo A. Candida glabrata: un oportunista emergente en vulvovaginitis. Cir Cir 2009; 77 (6): 455-460.
- González-Guerra E, Haro R, Fariña M, Martín L, Requena L. Foliculitis por candida albicans en drogadicto intravenoso. Med Cutan Iber Lat Am 2009; 37 (4).
- Sánchez-Hernández JA, Rivera-Tapia JA, Coyotécatl-García LL, Mendoza-López E. Incidencia de Candida albicans en pacientes estudiadas en la Ciudad de Puebla, México. Acta Cient Estud 2009; 7 (3).
- Esteves JA, Martínez HE, Tenorio BI, Arroyo ES, Moncada BD, Arenas GR. Prevalencia de hemocultivos positivos para Candida sp. Distribución de levaduras aisladas de pacientes internados en un hospital de segundo nivel de la Ciudad de México. Dermatología Rev Mex 2009; 53 (1).
- Garnica Ocegueda E, Araiza Santibáñez J, Moncada Barrón D, Arroyo Escalante S, Bonifaz A. Evaluación de sensibilidad y especificidad del agar Harina de maíz + tween 80, CHROMagar Candida y MicroScan para la identificación de especies aisladas de Candida. Lab acta. 2009;21:79-84.
- García M, Fuenmayor C, Azkoul J, Stock F, Fernanda MM. Citomegalovirus y Candida: asociación con curso mortal en un neonato. Patol Rev Latinoam 2009; 47 (3)
- Vázquez TO, Campos RT. Epidemiología clínica del micetoma renal por Candida. Rev Enfer Infec Pediatr 2009; 22-23 (89): 6.
- DermIS (Dermatology Information System). Candidosis of mouth. Brevísimo resumen y excelentes imágenes de lesiones en boca.
- Reséndiz-Sánchez J, Morales-Aguirre JJ. Factores asociados a mortalidad por fungemias causadas por Candida sp en niños. Bol Med Hosp Infant Mex 2007; 64 (2): 81-98
- Nyirjesy P. Vulvovaginal candidiasis and bacterial vaginosis. Infect Dis Clin North Am. 2008 Dec;22(4):637-52, vi. Acceso a través de la Biblioteca Médica Digital, en MD Consult. Información sobre candidiasis vulvovaginal y vaginosis bacteriana. Si te encuentras fuera del campus universitario, recurre a tu clave de acceso remoto.
- Prieto Santa Anna LM, Illnait Zaragozí MT, Ramos Rodallegas EG, Lazcano Herrero B, Márquez Sánchez N, Cantelar de Francisco N, Manzur Katriba J, Martínez Machín G. Candidiasis oral en pacientes seropositivos al VIH y casos SIDA. Aspectos clínicos, micológicos y terapéuticos. Rev Cubana Med Trop. 2006;58.
- Rivera-Sanchez R, Flores Paz R, Arriaga Alba M. Identificación de especies de Candida causantes de vaginitis en población mexicana. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2006;24:634-636.

Última revisión 13 noviembre 2013

 

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2011. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos

Sitio web administrado por: Dra. Teresa Uribarren Berrueta. Contacto