Servicio hemerobibliográfico


Artículos selectos

Sköld M. Indicadores de salud global y su relación con la pobreza. En Pobreza y salud:¿quién vive, quién muere, a quién le interesa? Geneva:WHO, Division of Intensified Cooperation with Countries in Greatest Need ICO. 1998.

Durante los últimos 25 años, se ha presentado una expansión de la economía mundial sin precedentes. Los indicadores globales de salud como la esperanza de vida al nacer o la mortalidad infantil indican, que en general, los países en desarrollo han obtenido logros importantes. No obstante, mientras que la esperanza del vida al nacer en los países en desarrollo pasó de 46 a 62 años (16 años de incremento) en el período de 1990 a 1994, cerca de la quinta parte de la población falleció antes de 40 años de edad. La mortalidad infantil en los mismos países ha disminuido de 150/1000 a 64/1000 nacidos vivos con variantes regionales. En los países de África, al sur del Sahara, el mismo índice es de 100/1000 y en el sureste asiático se ha calculado en 112/1000; ésto es tres veces lo observado en el este de Asia y seis en países industrializados.

Los indicadores de los países con menor desarrollo revelan disparidades globales. La mortalidad materna, indicador del bajo estatus social y marginación de las mujeres, es de 471/100 000 en los países en desarrollo, es decir 15 veces superior al de los países desarrollados. En el Reporte de Salud Mundial de 1996 se identificó claramente un rápido resurgimiento de las enfermedades infecciosas, de las cuales ningún país puede escapar. Las precarias condiciones de hacinamiento en que viven las personas pobres son facilitadoras de la expansión de infecciones, dando por resultado un dramático incremento de enfermedades como: tuberculosis, difteria, VIH/SIDA, hepatitis B, entre otras. Las enfermedades -como el cólera- que estuvieron restringidas geográficamente se están extendiendo a nuevas regiones; y padecimientos como la malaria se han diseminado en muchas partes del planeta; aunado a ésto y a la escasa disponibilidad del tratamiento se ha identificado incremento en la resistencia a los fármacos disponibles. No hay duda de que el SIDA, la tuberculosis y las enfermedades respiratorias agudas están unidas a la pobreza debido a que, a su vez, ésta facilita la transmisión de diversas enfermedades. Aproximadamente 17 millones de personas al año, en países en vías de desarrollo, mueren por causa de enfermedades infecciosas y parasitarias curables. Sumado a ello, muchos países están experimentando un doble patrón de incremento en enfermedades debido al aumento en la incidencia de padecimientos no transmisibles. A pesar de los avances en la disponibilidad de los servicios de atención a la salud, 50% de la población de África, al sur del Sahara, no tienen acceso a alguna forma de atención sanitaria pública y únicamente 69% de la población mundial dispone de agua potable, en términos numéricos, cerca de 800 millones de personas carecen de atención a la salud.
Se considera que el sector salud podría jugar un papel muy importante en la erradicación de la pobreza. Los servicios de salud se encuentran estrechamente comprometidos con la atención de las consecuencias de la expansión de la pobreza en todas las regiones del mundo, manejando resurgimientos de problemas que se pensaban controlados, dando respuesta a la creciente demanda de servicios, tratando de otorgar niveles adecuados de atención a la salud con recursos cada vez menores, encarando las necesidades pero con incapacidad para responder adecuadamente debido a la corta vida útil de los fármacos, carencia de aprovisionamiento de equipos o de personal, presenciando muertes y discapacidades permanentes que podrían haber sido prevenidas. Sin embargo, no ha sido suficiente la atención de los daños y consecuencias de la pobreza. Hoy, la pregunta es ¿cómo pueden contribuir los profesionales de la salud, los servicios sanitarios y los políticos, al proceso de erradicación de la pobreza?
Las principales dimensiones de la interacción entre la pobreza y el sector salud pueden resumirse en dos perspectivas, la de los pobres y la de los servicios de salud. Desde la perspectiva de los pobres se ha identificado:
Desde la perspectiva de los servicios de salud se ha observado que:
Resumen, traducción y adaptación:
Dr. Francisco Javier Gómez Clavelina
Profesor del Departamento de Medicina Familiar
ir a la página inicial