Indometacina
Cápsulas
Antirreumático y analgésico

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada CÁPSULA contiene:

Indometacina................................................................... 25 mg

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

INDOMETACINA está indicada en el tratamiento de la osteoartritis moderada a severa; artritis reumatoidea moderada a severa, incluyendo agudizaciones de la enfermedad crónica; espondilitis anquilosante moderada a severa; dolor agudo de hombro (bursitis subacromial aguda/tendinitis supraespinal), como tratamiento de la artritis gotosa aguda, de la artropatía degenerativa de la cadera, dolor lumbosacro, así como en el manejo de la inflamación, dolor e hinchazón consecutivos a operaciones ortopédicas o a maniobras de reducción e inmovilizaciones.

 

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

INDOMETACINA es un antiinflamatorio no esteroideo con propiedades antipiréticas y analgésicas. Al igual que otros AINEs, INDOMETACINA es un inhibidor potente de la síntesis de prostaglandinas. Se ha demostrado que las concentraciones terapéuticas alcanzadas también tienen un efecto in vivo..

Las prostaglandinas sensibilizan los nervios aferentes y potencian la acción de la bradicinina en la inducción del dolor en modelos animales. Además, se sabe que las prostaglandinas son mediadores de la inflamación. La inhibición de la síntesis de prostaglandinas en tejidos periféricos por INDOMETACINA puede estar involucrada en su acción antiinflamatoria.

INDOMETACINA es un agente antiinflamatorio efectivo, adecuado para el uso prolongado en artritis reumatoidea, espondilitis anquilosante y osteoartritis. INDOMETACINA alivia los síntomas pero no altera el curso de la enfermedad.

INDOMETACINA suprime la inflamación en la artritis reumatoidea, efecto que se demuestra por el alivio del dolor y disminución de la fiebre, aumento de volumen y tumefacción.

La mejoría de los pacientes con artritis reumatoidea, tratados con INDOMETACINA se demostró por disminución del volumen articular, del número promedio de articulaciones comprometidas y rigidez matutina, así como por la diminución en la morbilidad, demostrada por una disminución en el tiempo para caminar y por una mejor capacidad funcional, demostrada por un aumento en la fuerza de sujeción.

INDOMETACINA disminuye el flujo sanguíneo cerebral basal y estimulado con CO2, efecto que desaparece después de una semana de tratamiento. No se ha establecido la importancia clínica de este efecto.

Después de una dosis oral única de 25 mg INDOMETACINA es absorbida rápidamente, ob­teniéndose concentraciones plasmáticas máximas aproximadamente de 1 mcg/ml, en cerca de 2 horas.

Las cápsulas de INDOMETACINA administradas oralmente tienen una elevada biodisponibilidad, absor­bién­dose 90% de la dosis en 4 horas.

INDOMETACINA se elimina por excreción renal, metabolismo y excreción biliar. INDOMETACINA se incorpora a la circulación enterohepática de manera apreciable.

Se estima que la vida media promedio de INDOMETACINA es aproximadamente de 4.5 horas, pero en ausencia de circulación enterohepática, su vida media promedio es de 90 minutos.

Con un régimen terapéutico usual de 25 ó 50 mg tres veces al día, las concentraciones plasmáticas de INDOMETACINA en el estado de equilibrio son, en promedio, 1.4 veces mayores que las obtenidas después de la primera dosis.

INDOMETACINA existe en el plasma como el fármaco original y sus metabolitos desmetil, desbenzoil y desmetil-desbenzoil, todos en forma no-conjugada. Aproximadamente 60% de la dosis oral se recupera en la orina como el fármaco original y sus metabolitos; mientras que 33% se recupera en las heces.

En adultos, 99% de INDOMETACINA se une a proteínas plasmáticas. En infantes prematuros no hay evidencia de que INDOMETACINA desplace a la bilirrubina, efecto que podría aumentar la incidencia de encefalopatía por bilirrubina (kernicterus). INDOMETACINA atraviesa la barrera hematoencefálica y hematoplacentaria.

Acción antiinflamatoria: Se ha reportado que INDOMETACINA es más potente que el ácido acetilsalicílico, la fenilbutazona o la hidrocortisona. También se ha demostrado que INDOMETACINA ejerce un efecto favorable sobre la poliartritis inducida experimentalmente y es más activa que la fenilbutazona o el ácido acetilsalicílico en la supresión de las manifestaciones tardías de la artritis diseminada.

Actividad antipirética: Se ha demostrado que INDOMETACINA es aproximadamente nueve veces más potente que la aminopirina, 24 veces más potente que la fenilbutazona y 43 veces más potente que el ácido acetilsalicílico.

Actividad analgésica: Las dosis moderadas de INDOMETACINA elevan el umbral de respuesta a la presión sobre áreas inflamadas en la rata. Cualitativamente INDOMETACINA actúa como un analgésico del tipo antiinflamatorio-antipirético representado por los salicilatos y no del tipo narcótico representado por la morfina.

Se encontró que INDOMETACINA es 28 veces más potente que el ácido acetilsalicílico y 14 veces más potente que la fenilbutazona.

 

CONTRAINDICACIONES:

INDOMETACINA no se debe usar en pacientes con hipersensibilidad al producto, ni en pacientes con antecedentes de ataques agudos asmáticos, urticaria o rinitis, precipitados por AINE o ácido acetilsalicílico. No debe administrarse en pacientes con úlcera péptica o con antecedentes de ulceración gastrointestinal recurrente.

 

PRECAUCIONES GENERALES:

Se ha reportado que INDOMETACINA puede causar retención de líquidos y edema, por lo que debe usarse con precaución en pacientes con función cardiaca comprometida, hipertensión o en otras condiciones que predisponga a la retención de líquidos.

En un estudio en pacientes con insuficiencia cardiaca severa e hiponatremia, INDOMETACINA estuvo asociada con un deterioro hemodinámico significativo, al parecer relacionado con la inhibición de la síntesis de prostaglandinas.

INDOMETACINA inhibe la agregación plaquetaria, prolongando el tiempo de sangrado en sujetos normales. Al igual que con otros AINEs puede presentarse un aumento hacia los límites superiores de los intervalos normales en una o más pruebas de función hepática. Se han reportado reacciones hepáticas severas, incluyendo ictericia y casos de hepatitis mortal.

 

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

No se recomienda el uso de INDOMETACINA durante el embarazo. Al igual que otros AINEs, induce el cierre del conducto arterioso en los infantes. Además se ha observado incompetencia tricúspidea e hipertensión pulmonar, persistencia del conducto arterioso prenatal, resistente a tratamiento, cambios miocárdicos degenerativos, disfunción plaquetaria con sangrado, sangrado intracraneal, disfunción o insuficiencia renal, daño/disgenesia renal que puede resultar en insuficiencia renal prolongada o permanente, oligohidramnios, sangrado gastrointestinal o perforación e incremento del riesgo de enterocolitis necrosante. INDOMETACINA se excreta en la leche materna, por lo que no se recomienda su uso durante la lactancia.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Gastrointestinales: Úlceras simples o múltiples, perforación y hemorragia esofágica, gástrica, duodenal o intestinal.

En algunos casos se han reportado muertes por estas causas, rara vez, la ulceración intestinal se ha asociado con estenosis y obstrucción. Ha ocurrido sangrado y perforación gastrointestinal sin formación de úlceras y perforación de lesiones sigmoidales preexistentes (divertículos, carcinomas, etcétera).

Ocasionalmente se ha observado aumento de dolor abdominal en pacientes con colitis ulcerativa o en desarrollo de colitis ulcerativa e ileítis regional. Debido a la severidad de las reacciones gastrointestinales con INDOMETACINA, en todos los pacientes con factores de riesgo para sangrado del tubo digestivo se debe evaluar si se continúa con la terapia considerando los efectos adversos frente a los posibles beneficios para el paciente.

No se debe administrar INDOMETACINA en pacientes de alto riesgo con lesiones gastrointestinales activas o con antecedentes de lesiones gastrointestinales recurrentes.

Los efectos gastrointestinales se pueden disminuir administrando las cápsulas de INDOMETACINA inmediatamente después de las comidas o con antiácidos. También se ha observado náusea con o sin vómito, dolor epigástrico, dispepsia, diarrea y constipación.

Algunas reacciones menos frecuentes son flatulencia, anorexia, úlcera péptica, gastroenteritis, sangrado rectal, proctitis, estomatitis ulcerativa, estrechamiento intestinal.

Efectos renales: La administración a largo plazo de INDOMETACINA en animales de laboratorio ha producido necrosis papilar renal. En humanos existen reportes de nefritis aguda intersticial con hematuria, proteinuria, y ocasionalmente, síndrome nefrótico.

También se ha reportado hipercaliemia, estos efectos se han atribuido a un estado hiporeinémico-hipoaldosteronismo.

Asimismo, se ha observado que en pacientes con condiciones prerrenales como disfunción renal o hepática, diabetes mellitus, insuficiencia cardiaca congestiva, septicemia, pielonefritis o uso concomitante de cualquier nefrotóxico; insuficiencia cardiaca o en pacientes que toman diuréticos, ancianos y en cualquier otra condición que provoque una reducción en el flujo sanguíneo renal o en el volumen sanguíneo, la administración de INDOMETACINA puede causar reducción de la dosis dependiente en la formación de prostaglandinas y precipitar una descompensación renal.

Efectos oculares: En algunos pacientes que reciben terapia prolongada con INDOMETACINA se han observado dolor orbitario y periorbitario, depósitos en la córnea y trastornos retinianos, incluyendo alteraciones maculares.

Se recomendó suspender la terapia si se presentan estos cambios.

La visión borrosa puede ser un síntoma importante y requiere que el paciente sea sometido a un examen oftalmológico completo.

Efectos sobre el sistema nervioso central: Fatiga, depresión, somnolencia, vértigo y mareo, cefaleas. En menor frecuencia insomnio, nerviosismo, ansiedad, debilidad muscular, movimientos musculares involuntarios, síncope, parestesias, agravamientos de epilepsia y parkinsonismo, episodios psicóticos, confusión mental, despersonalización, neuropatía periférica, convulsiones, disartria.

Efectos sobre sentidos especiales: Frecuentemente se observa tinnitus, y con menos frecuencia trastornos auditivos y sordera.

Efectos cardiovasculares: Esporádicamente se presenta hipertensión, hipotensión, taquicardia, dolor torácico, insuficiencia cardiaca congestiva, arritmia, palpitaciones.

Efectos metabólicos: Ocasionalmente se presenta edema, aumento de peso, retención de fluidos, enrojecimiento o sudación, hiperglucemia, glucosuria, hipercaliemia.

Efectos dermatológicos: Prurito, rash, dermatitis exfoliativa, eritema nudoso, alopecia, eritema multiforme, necrólisis epidérmica tóxica, síndrome de Stevens-Johnson, petequias por equimosis, trastornos respiratorios agudos, disminución rápida de la presión arterial como en el estado de choque, anafilaxis aguda, edema angioneurótico, disnea súbita, asma y edema pulmonar.

Efectos hematológicos: Leucopenia, depresión de la médula ósea, anemia secundaria a sangrado gastrointestinal evidente u oculto, anemia aplásica, anemia hemolítica, agranulocitosis, púrpura trombocitopénica, coagulación intravascular diseminada.

Reacciones de hipersensibilidad: Estrés respiratorio agudo, púrpura, angitis, fiebre.

Genitourinario: Hematuria, sangrado vaginal, proteinuria, síndrome nefrótico, nefritis intersticial, aumento de bun.

Varios: Epistaxis, cambios en las mamas, incluyendo aumento y sensibilidad, ginecomastia, sangrado vaginal.

 

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Diflusinal: Reduce los niveles plasmáticos de INDOMETACINA, por disminución de la depuración renal; además, el uso combinado de INDOMETACINA y diflusinal se ha asociado con hemorragia gastrointestinal fatal, por lo que no se deberán administrar conjuntamente INDOMETACINA y diflusinal.

Ácido acetilsalicílico: La administración concomitante de indometacina y ácido acetilsalicílico disminuye aproximadamente 20% los niveles sanguíneos de INDOMETACINA.

AINE: La combinación de INDOMETACINA con otros AINEs no es recomendable, ya que se incrementa el riesgo de toxicidad gastrointestinal, con poco o ningún aumento en la eficacia.

Anticoagulantes: Pacientes que reciben terapia anticoagulante deben ser vigilados para detectar alteraciones en el tiempo de protrombina.

Probenecid: En pacientes que reciben probenecid es probable que los niveles plasmáticos de INDOMETACINA estén aumentados, por lo que una dosis diaria total menor de INDOMETACINA puede producir un efecto terapéutico satisfactorio.

Metotrexato: INDOMETACINA al igual que otros AINEs, disminuyen la secreción tubular del metotrexato y potencian su toxicidad.

Ciclosporina: Administración de AINE concomitantemente con ciclosporina ha sido asociado con un incremento en la toxicidad inducida por las ciclosporinas, asociada posiblemente a la disminución de la síntesis de prostaciclinas renales.

Digoxina: La administración conjunta de INDOMETACINA con digoxina aumenta su concentración en suero y prolonga su vida media, por lo que cuando INDOMETACINA y digoxina se administren concomitantemente se deben monitorear estrechamente los niveles de digoxina en suero.

Diuréticos: En algunas ocasiones la administración de INDOMETACINA puede reducir el efecto diurético, natriurético y antihipertensivo de los diuréticos del asa, ahorradores de potasio y diuréticos de tiazida.

Cuando se administre INDOMETACINA y diuréticos conjuntamente, se debe vigilar cuidadosamente a los pacientes para determinar si se logra el efecto deseado del diurético. Cuando se evalúe la actividad de la renina plasmática en pacientes hipertensos que se les administre INDOMETACINA, se debe tomar en cuenta que ésta reduce la actividad basal plasmática y los aumentos de la actividad de la renina plasmática inducidos por la administración de furosemida, o por la disminución de sal o del volumen.

La terapia con INDOMETACINA puede disminuir el efecto natriurético de la furosemida. Se ha reportado que la adición de triamtereno a un esquema de mantenimiento de INDOMETACINA puede causar insuficiencia renal aguda reversible, por lo que este medicamento y el triamtereno no se deben administrar juntos.

Se deben considerar los efectos potenciales de INDOMETACINA y los diuréticos ahorradores de potasio sobre la cinética del mismo, cuando estos fármacos se administren juntos, ya que ambos agentes están asociados a niveles incrementados de potasio sérico.

Bloqueadores beta-adrenorreceptores: Se ha reportado disminución del efecto antihipertensivo de agentes bloqueadores beta-adrenorreceptores por AINEs incluyendo INDOMETACINA.

Fenilpropanolamina: Se han observado crisis hipertensivas causadas por la administración oral de fenilpropanolamina sola o asociada a INDOMETACINA. Este efecto aditivo se asocia probablemente a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas ejercida por INDOMETACINA.

 

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

Al igual que otros AINEs, la administración de INDOMETACINA prolonga el tiempo de sangrado, además de que puede producir elevación en una o más pruebas de funcionamiento hepático (aumento de transaminasas hepáticas) en cerca del 15% de los pacientes.

Dexametasona: Pueden presentarse falsos-negativos en la prueba de supresión de la dexametasona en pacientes que están recibiendo terapia con INDOMETACINA.

 

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Estudios en roedores han descrito toxicidad y muerte materna, aumento en las reabsorciones fetales y malformaciones fetales. INDOMETACINA incrementa la incidencia de distocia y retraso en el alumbramiento en animales de laboratorio cuando es administrado en la fase final de embarazo.

 

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

INDOMETACINA está disponible en cápsulas con 25 mg.

Dosis sugerida: 25 mg dos veces al día o tres veces al día. Si es bien tolerada y se requiere aumentarla por continuar los síntomas, se puede incrementar la dosis diaria en 25 mg o 50 mg, a intervalos semanales hasta que se obtenga una respuesta satisfactoria o hasta que la dosis diaria total sea de 150 mg a 200 mg. La dosis por arriba de esta cantidad no aumenta el efecto del fármaco.

En pacientes con dolor nocturno persistente y/o rigidez matutina: La administración de una dosis hasta de un máximo de 100 mg, puede ser útil para proporcionar alivio.

En episodios agudos de artritis reumatoidea crónica: Puede ser necesario incrementar la dosis en 25 mg o si se requiere en 50 mg diariamente. Se debe suspender el fármaco si se presentan reacciones adversas severas.

Una vez controlada la fase aguda de la enfermedad, se debe disminuir la dosis diaria hasta que el paciente esté recibiendo la dosis efectiva mínima del fármaco o hasta la suspensión del fármaco. Es esencial seguir cuidadosamente las instrucciones y observar al paciente para prevenir reacciones adversas severas e irreversibles incluyendo la muerte.

INDOMETACINA debe usarse con mayor precaución en pacientes viejos.

 

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Después de la sobredosificación se pueden observar los siguientes síntomas: náusea, vómito, cefalea intensa, vértigo, confusión mental, desorientación o letargo. Existen reportes de parestesias, aturdimiento y convulsiones. En caso de sobredosis reciente pueden ser aplicadas medidas estándar: vaciamiento gástrico y terapia general de soporte, si el paciente no ha vomitado se debe inducir vómito con jarabe de ipecacuana. Si el paciente no puede vomitar se debe realizar lavado gástrico. También puede resultar efectiva la administración de carbón activado.

El paciente con sobredosis debe ser vigilado durante varios días debido a que se ha reportado ulceración gastrointestinal y hemorragia. El uso de antiácidos puede ser de utilidad.

 

RECOMENDACIONES SoBRE ALMACENAMIENTO:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30° C y en lugar seco.

 

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance
de los niños. Su venta requiere receta médica.

No se administre en niños menores de

2 años ni durante el embarazo y la lactancia.

 

NOMBRE Y DOMICILIO DEL LABORATORIO:

Véase Presentación o Presentaciones.

 

PRESENTACIÓN O PRESENTACIONES:

 

 

Fuente: S.S.A. Catálogo de Medicamentos Genéricos Intercambiables para farmacias y público en general a junio de 2005.
Con el objeto de demostrar la intercambiabilidad a que se refiere el artículo 75 del reglamento de Insumos para la Salud, los medicamentos que integran el Catálogo de Medicamentos Genéricos Intercambiables han sido comparados, siguiendo los lineamientos indicados por la NOM-177SSA1-1998, contra los productos innovadores o de referencia enlistados en las págs. 31 a 39 donde usted lo podrá consultar.